Abanicos antiguos

Abanicos antiguos

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Abanicos antiguos:la guía Westwing

Cada nación y cultura tienen sus símbolos identificativos. ¿Quién puede imaginarse Inglaterra sin el té de las 5 y su guardia real?, ¿y Alemania sin la cerveza y sus ricas salchichas? España tampoco se queda atrás en cuanto a simbología, ya que la fama de las tapas, abanicos y el flamenco han cruzado nuestras fronteras.

En Westwing nos fascinan los abanicos, especialmente los abanicos antiguos y queremos reivindicar la elegancia y estilo de este artículo tan castizo. Los abanicos antiguos son ideales para sobrellevar el caluroso verano y podemos utilizarlos, por ejemplo, mientras saboreamos un refrescante combinado en nuestro jardín o terraza.

ABANICOS ANTIGUOS: ALGUNAS CURIOSIDADES

Aunque creamos que los abanicos son algo más castizo que las castañuelas, su uso está extendido en una infinidad de culturas dispares alrededor del ancho mundo y su origen data de hace varios milenios. Exactamente en el Antiguo Egipto ya se refrescaban con los antecesores de los abanicos antiguos fabricados con plumas de aves, sobre todo del elegante pavo real.

Otra cultura en la que los abanicos son predominantes es la japonesa o china. En el archipiélago nipón estos reciben el nombre de paipái. En el lejano oriente los abanicos eran objetos codiciados por la realeza y se llegaron a fabricar modelos de abanicos antiguos de jade, marfil, caparazón de tortuga o ámbar, lo que obviamente hacía que fuese complicado abanicarse con ellos.

ABANICOS ANTIGUOS: UNA RIQUEZA DE MATERIALES

En España los abanicos antiguos gozaron de una popularidad sin precedentes durante los siglos XIX y XX, período en el que el costumbrismo alcanzó su máximo apogeo. Junto con su fama, los abanicos antiguos comenzaron a fabricarse es una gran variedad de materiales y la mayoría incluía ilustraciones realizadas a mano que son auténticas joyas. Algunos de los materiales más empleados para los abanicos antiguos son los siguientes:

  • De nácar: este bellísimo material extraído de conchas y otros moluscos se utilizaba para darle al varillaje de los abanicos antiguos un brillo y nitidez dignos de admirar cual perlas.
  • De marfil: el marfil se utilizaba con frecuencia para la elaboración de abanicos antiguos. No obstante, hoy en día se ha condenado su uso debido al sufrimiento al que se exponen los elefantes.
  • De hueso: el hueso le da a los abanicos antiguos un aire añejo y antiguo. Son la reliquia perfecta para exponer en un marco de cristal en nuestro salón.