¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Abrelatas:la guía Westwing

Qué práctico resulta, cuando vamos con prisa y no tenemos tiempo para cocinar, abrir unas latas en las que tardamos apenas un segundo y comer algo rápido. Pero la rapidez no tiene que estar reñida con la calidad. De hecho, hay numerosas latas de conservas con productos delicatessen que aprovechamos para abrir en ocasiones especiales, o cuando queremos comer alguna tapa. Para ello, no necesitamos más que un buen abrelatas, vaciar el contenido del recipiente y... ¡voilà! ¡Listo! 

En Westwing vamos a desgranarte los principales tipos de abrelatas existentes en el mercado, un utensilio que no falta en la mayoría de las cocinas.

 MÁS TIPOS DE ABRELATAS DE LOS QUE CREES

Mejillones, sardinillas, navajas, zamburiñas o atún…deliciosos y tan fáciles de “preparar”. Para tal cometido es esencial contar con un buen abrelatas en nuestra cocina. Muchas latas, como las de las aceitunas, llevan incorporado el denominado sistema de pestaña abrefácil, pero…¿qué pasa cuando éste falla? Que nos ha pasado, sí. Y además hay muchas otras que no lo llevan, como es el caso de las latas de tomate.

Hay dos grupos principales: los abrelatas manuales y los eléctricos, en los que no tenemos prácticamente que hacer ningún esfuerzo para abrir la lata de conserva.

En el grupo de los abrelatas manuales situamos los siguientes tipos:

  • Mariposa: La hendidura y la punta de acero con la que abriremos la lata están muy próximas, por lo que resulta bastante fácil de usar. Hay que hacer una serie de movimientos hacia arriba y abajo para lograr nuestro objetivo.
  • Tenaza: Lo enganchamos en el recipiente y apretamos los extremos para conseguir abrir la lata. Con forma de tenazas, de ahí su nombre.
  • Pavonado: Se trata de una especie de cuchilla que posee una hendidura en una parte, la cual ubicamos en la superficie de la lata que vayamos a abrir. En el lateral se clava la punta de acero. Y hacemos el mismo movimiento hacia arriba y hacia abajo que con el abrelatas mariposa.

LA COMODIDAD, A GOLPE DE BOTÓN

Con el abrelatas eléctrico sólo tenemos que disponer el abrelatas en el sitio adecuado y pulsar un botón. Limpio y seguro, pero también el más caro. Los otros tipos de abrelatas tienen un precio mucho menor.

Sólo hay que recordar tener un poco de cuidado al utilizarnos para no cortarnos con la superficie de la tapa de la lata que abrimos y ¡a disfrutar!.

Si quieres saber más sobre utensilios para tu cocina y mil y una ideas sobre decoración e inspiración para tu casa en Westwing vas a encontrar todo lo que necesitas. ¡Ínspirate con nosotros!