Acolchado

Acolchado

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Acolchado:la guía Westwing

Cuando llegamos a casa después de un largo día de trabajo y nos sentamos en nuestro sofá para ver la tele, leer un libro o tomar una copa de vino, el acolchado juega un papel importantísimo.

Ya que es parte fundamental de muchos elementos de nuestro cuarto de estar; sofá, sillones, sillas y taburetes... debemos elegir nuestro acolchado teniendo en cuenta la distintas calidades y diseños disponibles.

Sofás XXL

Cada vez más gente quiere un sofá tamaño extra grande en su salón, donde poder pasar largas horas viendo la tele, con amigos o durmiendo la siesta. Actualmente están muy de moda los sofás tipo chaisse-longue que poseen un lado más largo para poder tumbarse cómodamente. Para los que tienen la suerte de tener suficiente espacio, los sofás rinconera son fantásticos porque nos ayudan a crear un ambiente muy acogedor en nuestro salón y permiten sentar a un mayor número de personas.

Sea cual fuere el tamaño del sofá que elijamos, lo verdaderamente importante es que el acolchado sea el adecuado. Ni muy duro ni muy blando, para que nos proporcione la comodidad perfecta.

¡El diseño cuenta!

Cuando entras a una habitación, los ojos automáticamente se fijan en el asiento más cercano ¿te has dado cuenta alguna vez? Es por esto que el acolchado de tu sofá, sillón o silla es tan importante y debe ser elegido con cuidado. El tipo de tela, color, si llevará motivos o no etc… depende del estilo de decoración que hayamos elegido para la habitación.

El sofá Chesterfield es un buen ejemplo de esto, con su tapizado estilo capitoné es el centro de atención de todas las miradas y proporciona a cualquier estancia un toque de elegancia y buen gusto. Aunque el sofá Chesterfield (o chester) es originalmente de acolchado de cuero marrón, actualmente lo podemos encontrar versionado en todos los colores y tambien hecho con materiales sintéticos.

acolchado

La silla Barcelona es también un clásico y presenta un acolchado que resalta por su exquisita simplicidad.

Pero el acolchado también puede ser un elemento único e individual. En muchos mercadillos y tiendas de segunda mano podemos comprar sofás viejos y devolverlos a la vida cambiando su tapizado. No es una tarea fácil pero si nos dejamos aconsejar por expertos y elegimos los materiales adecuados, podemos realizar maravillas con viejas piezas y conseguir un elemento único para nuestro salón.

Acolchado también en la cocina y el jardín

En lugares donde es fácil ensuciar hay que tener especial cuidado con los tapizados. Lo ideal en estos casos es elegir piezas desmontables que puedas quitar y meter en la lavadora. Por supuesto que es importante dejar que sequen por completo después.

¿Cómo limpiar la tapicería?

Si tenemos un acolchado que no podemos desmontar y meter en la lavadora, ¡no hace falta desesperar! Existen una gran cantidad de trucos para limpiar tu tapicería inmediatamente y arreglar el desastre.

  • El limpiador de cristales es una solución excelente contra las manchas de grasa. Es lo mejor para eliminar manchas orgánicas de un sillón acolchado.
  • El detergente en polvo para la lavadora, disuelto con un poco de agua puede ser directamente aplicado a la mancha y después retirado con una trapo humedo.
  • El vinagre es un clásico por su capacidad para eliminar olores y bacterias. Mezclalo con un poco de agua y frota con una trapo el acolchado. El vinagre se evaporará y tu acolchado quedará completamente limpio.
  • Por último, podemos recurrir a los productos ideados para limpiar el acolchado que puedes encontrar en tiendas.

Y si todo esto no funciona, siempre podemos dejar nuestro acolchado en manos de profesionales para que realicen una limpieza profunda.

Próximas campañas