Aire acondicionado

Aire acondicionado

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Aire acondicionado:la guía Westwing

Al igual que es impensable vivir sin calefacción en los lugares más frios del planeta, la vida sin aire acondicionado en España se nos hace casi inimaginable. A pesar de que se trata de un invento bastante reciente, el aire acondicionado ha pasado a formar parte de nuestro día a día y resulta absolutamente fundamental en los meses más cálidos. ¿Te imaginas un viaje en coche en verano sin aire acondicionado? ¿y montar en el metro o en un autobús municipal? Los sistemas de refrigeración forman parte de nuestro día a día y no podemos concebir la vida moderna sin ellos. Lejos quedan ya los tiempos en los que solo podíamos refrescarnos con ventiladores o agitando un abanico.

Aire acondicionado – un poco de historia

Aunque la llegada del aire acondicionado a todos los hogares es algo bastante reciente, su invención y desarrollo tuvo lugar a principios del siglo XX. Willis Carrier comenzó ya entonces a aplicar las técnicas de la refrigeración industrial a lugares habitados.

Los primeros sistemas de refrigeración fueron instalados en fabricas dónde el control de la humedad del ambiente era importante. Más adelante se comenzaron a instalar en salas de cine. Con la llegada de la Gran Depresión, este tipo de negocio se vió afectado ya que se trataba de algo prescindible. No fue hasta pasada la 2ª Guerra Mundial que la venta de aparatos de aire acondicionado se recuperó.

Funcionamiento

Aunque existen distintos tipos de aires acondicionados, en general la mayoría de estos funcionan a partir de un sistema de climatización. La climatización consiste en controlar y modificar algunas características del aire como son su humedad, temperatura y limpieza.

Para conseguir la refrigeración del aire, se utiliza una sustancia refrigerante. Esta sustancia cambia de estado gaseaso a líquido al recoger el aire caliente. Ese líquido al evaporizarse produce el enfriamiento del aire.

Tipos de aire acondicionado para el hogar

Dentro de los aparatos de aire acondicionado para el hogar, podemos distinguir tres grandes categorías:

Aire acondicionado de pared: se trata de aparatos que se instalan en una pared cerca del techo. También se instalan unos tubos que conducen el aire caliente al exterior a través de una ventana. Este tipo de aparatos goza de una gran popularidad debido a que se trata de los aires acondicionados más silenciosos además de más estéticos para nuestro hogar. ¡Ni te darás cuenta de que está ahí! El principal inconveniente es que este aparato y su instalación son algo más caros.

Aire acondicionado de ventana: se trata de un aparato que funciona de la misma manera que el anterior pero debe ser instalado en la ventana. Tiene la ventaja de tener un precio más económico y fácil instalación pero son más ruidosos y menos estéticos.

Aire acondicionado portátil: se trata de aparatos que básicamente funcionan de la misma manera que los anteriores pero que no tienen una instalación fija y pueden por tanto ser trasladados de un lugar a otro de la casa. Las ventajas en este caso son claras; podemos tener el aire acondicionado en el salón durante el día y ponerlo en el dormitorio por la noche. El problema de estos aparatos es que no son muy potentes y además requieren que coloquemos un tubo hacia el exterior (en la ventana) lo que nos obliga a tener la ventana medio abierta y un antiestético tubo colgado de ella.

Ya conoces todas las ventajas, el funcionamiento y la historia del aire acondicionado. Ahora solo tienes que elegir el que se ajuste mejor a tu presupuesto y necesidades.

Próximas campañas