Alacena roja

Alacena roja

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Alacena roja:la guía Westwing

La alacena es la mejor amiga de una cocina. Es todo un clásico y tan solo dependerá del tamaño con el que contemos para poder colocar una gran alacena roja con puertas acristaladas o una pequeña pieza de apoyo para almacenaje.

Una alacena roja dará un toque de color y vida a la cocina. Además quedará bien en diferentes tipos de decoración. Si quieres saber cómo sacarle el mayor partido a tus muebles regístrate en Westwing y ¡accede a nuestra guía de estilo con los mejores consejos!

Una alacena roja con estilo y tradición

Hay colores muy vivos que no solemos contemplar para muebles grandes por miedo a recargar demasiado el ambiente o a que no queden como esperábamos una vez puestos. El rojo es uno de estos colores y, muchas veces, lo usamos solo en complementos o en elementos de decoración pequeños y lo olvidamos a la hora de pensar en piezas de mayor tamaño. Pero ¡no hay que temer al color! la decoración es diseño, es pasión y el rojo lo tiene todo. Si contamos con un espacio suficientemente luminoso, una gran alacena roja puede ser justo lo que faltaba en nuestra cocina.

La alacena es una pieza clásica que queda especialmente bien en muchos tipos de decoración, como la vintage, atlántica, nórdica, etc. Solo hay que saber rodear una alacena roja de los elementos necesarios para integrarla en el ambiente.

Convierte tu alacena roja en la protagonista de la cocina

Que sea roja, no quiere decir que no le haga falta nada más. Los muebles llamativos también necesitan complementos, aunque por sí mismos sean todo un elemento decorativo. Una alacena roja puede adaptarse a diferentes situaciones y estilos según la acompañemos. Es ideal para una cocina rústica en tonos blancos y de madera. Puedes lijar algunos de sus cajones para dejar la madera vista y también colocar mantelería roja en la mesa para que el ambiente quede integrado, ¡cada día será como un pic-nic campestre!

También puedes combinarla con negro. pinta el centro de los frentes de las puertas con pintura negra de pizarra. No solo hará contraste en tu alacena roja, sino que será una forma muy divertida de apuntar la lista de la compra. Con estos consejos y los que siguen, convertirás tu alacena roja en tu mejor aliada:

  • Pinta el interior de blanco para que se vea a través de las puertas acristaladas. Le dará luminosidad y destacará la vajilla.
  • Si tu alacena roja tiene cajones, dibuja en cada cajón la palabra del alimento que vayas a guardar ahí en letras blancas con sombreado negro. ¡Quedará de lo más vintage!

Créditos: Living4Media