Alacena vintage

Alacena vintage

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Alacena vintage:la guía Westwing

Lo vintage no pasa de moda. Y además, es un estilo muy ecléctico que puede convertir tu casa en un lugar bohemio, original o elegante según elijas los complementos. Pero siempre acogedor, por eso no podrás resistirte a colocar una alacena vintage en tu cocina para darle encanto al lugar más transitado de la casa.

Descubre como sacarle partido al estilo vintage. En Westwing te desvelamos todos los secretos para elegir una alacena vintage que haga de tu casa un lugar único. Inscríbete en nuestro club de compras y sigue leyendo para encontrar los mejores trucos de decoración.

Alacena vintage: el encanto de lo retro en tu cocina

La decoración vintage combina elementos rescatados de diferentes épocas que suelen tener algo en común: mucho encanto y personalidad. Los muebles desgastados por el paso del tiempo y los colores pastel hacen que la habitación donde los coloquemos cobre vida propia. Una gran alacena puede ser la protagonista del lugar y acaparar todas las miradas, además de la vajilla, claro. Y hay algunos puntos clave que no podemos olvidar a la hora de elegir una alacena vintage:

  • Hazla destacar con el color: Elige una gran alacena vintage roja para una habitación en tonos blancos y madera. Además de ser la protagonista, le dará calidez al espacio.ç
  • Dale su propio espacio: Reserva una pared completa para tu alacena vintage y así destacará sobre el resto. Si la alacena es blanca puedes pintar la pared en algún tono pastel o decorarla con papel pintado para que resalte.
  • ¡Hazlo tú mismo! Márcate un DIY pintando una antigua alacena y lijándola para darle una apariencia desgastada. También puedes forrar o pintar el fondo para que destaquen los compartimentos del mueble y que quede de lo más original.

alacena vintage

Siéntate a la mesa en comedor retro y con carácter

Si algo tiene una alacena vintage es que puede dar mucha personalidad a la habitación, y hay cientos de modelos entre los que elegir la adecuada. Es importante, sobre todo, tener en cuenta el tamaño, ya que para que el mueble destaque habrá que darle su espacio. No la rodees en exceso de otros muebles o tu alacena vintage perderá su efecto decorativo. Aunque pueda parecer contraproducente, no la combines con nada más de la habitación.

Por ejemplo: puedes elegir una alacena vintage de tamaño mediano y color amarillo vivo aunque la mesa y el resto de muebles estén en tonos madera o pastel. O escoger materiales diferentes como la malla metálica para las puertas o una estructura de hierro. Eso convertirá una simple alacena vintage en una pieza clave de la decoración y en una solución de almacenaje vanguardista y original.

Créditos: Living4Media