Alfombra persa

Alfombra persa

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Alfombra persa:la guía Westwing

Cada vez es más patente como algunas tendencias y características propias de las culturas orientales se van haciendo un hueco en los estilos de decoración, hasta a veces, convertirse en piezas o diseños claves en el mundo occidental. Del lejano oriente nos han llegado corrientes que han tenido una gran influencia en la decoración y el interiorismo tales como el Feng Shui. No obstante, también hemos recibido inspiración de otras culturas de Oriente Próximo, como es el caso de las alfombras persas.

En Westwing siempre hemos apostado por las culturas orientales y hemos considerado que es una buena opción combinar elementos decorativos de distintas culturas para celebrar el multiculturalismo y obtener lo mejor de cada estilo. Además de alfombras persas, que serán siempre una buena opción en cualquier espacio, podrá encontrar otros productos y artículos de tierras lejanas tales como camas japonesas, jarrones o figuras de porcelana.

LOS PERSAS Y LAS ALFOMBRAS

Si bien no se conoce con exactitud el origen de las alfombras, algunos hallazgos indican que los Pazyryk, un pueblo nómada que habitaba la zona entre Mongolia y Siberia ya 500 años antes de nuestra era, ya conocían la confección de alfombras y las utilizaban como elemento decorativo. No obstante no fue hasta que la cultura persa floreció, que las alfombras vivieron su auge y se perfeccionaron las técnicas. Su llegada a Europa no se produjo hasta el siglo XIII cuando los mercaderes comenzaron a introducir alfombras persas a países como Italia u Holanda, donde pintores como Giotto o Van Eyck las inmortalizaron dejando claro la llegada de las alfombras persas a Europa.

CARACTERÍSTICAS DE LAS ALFOMBRAS PERSAS

Las alfombras persas suelen tener un diseño similar entre ellas y por lo general son fácilmente distinguibles. Todas las alfombras persas se caracterizan por una tendencia a la simetría y por seguir unos patrones similares entre ellos.

Las alfombras persas suelen estar tejidas en telas con tonos terrosos y naturales como ocres, rojizos y pardos. Luego tienen dos bordes por el contorno de la alfombra, un borde exterior y otro borde interior formando un rectángulo más pequeño. Dentro del recuadro interior se dibujan cuatro salientes en las esquinas y en medio un medallón redondo que es el motivo central de la alfombra persa.

Los recuadros centrales de las alfombras persas suelen estar decorados con estampados y motivos orientales. Un patrón para el estampado de las alfombras persas muy habitual son los diseños de cachemira, es decir, esas formas pequeñas con apariencia de bacterias o amibas, que tan de moda están últimamente.

Próximas campañas