Aparadores de madera

Aparadores de madera

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Aparadores de madera:la guía Westwing

Tradicionalmente los aparadores estaban en el salón, cerca de las mesas para servir de apoyo. Se utilizaban para guardar la cubertería y la vajilla, y eran grandes muebles con numerosas puertas y cajones. Pero los tiempos y las necesidades cambian, de manera que hoy en día podemos encontrar muchos tipos de aparadores y en diferentes tamaños.

Los aparadores de madera se adaptan a cualquier estilo de decoración y resuelven la necesidad de almacenaje de una manera práctica y sofisticada. Regístrate en Westwing para acceder a nuestra guía de estilo donde encontrarás los consejos de decoración que necesitas para dar un aire nuevo a la casa.

Aparadores de madera: la solución elegante de almacenaje

Si hay algo que tiene la madera es versatilidad. No hay tipo de decoración en el que este material no encaje y por eso los aparadores de madera, así como sillas y mesas, son muebles que podremos transformar y adaptar a casi cualquier ambientación. A la hora d elegir aparadores de madera, lo primero será tener en cuenta en qué lugar de la casa vamos a colocarlos y con qué finalidad. De esa forma, podremos elegir el tamaño y la disposición del almacenaje para adaptarlo a nuestras necesidades.

Por ejemplo, los pequeños aparadores de madera colgantes son ideales para la cocina. Si colocas uno modelo original y llamativo, tendrás además un elemento de decoración. En caso de que prefieras no darle protagonismo y si dudas sobre el color, los tonos claros de madera como el pino o el roble blanco serán un acierto seguro, ya que combinan con casi todo y nunca pasan de moda.

aparador de madera

Consejos para reutilizar aparadores de madera

Otra ventaja de los aparadores de madera es que son muy fáciles de personalizar y se prestan mucho al DIY, puedes incluso lograr que combinen con otros muebles. Algunos de los estilos que mejor quedan en los aparadores de madera son el atlántico y el vintage. Para conseguir dotar de un aire atlántico un viejo aparador basta con teñirlo de blanco y añadir tonos azulados o grisáceos en algún cajón. Si fabricas pomos con cuerda gruesa conseguirás un toque divertido y muy marítimo.

Convertir un viejo aparador en un mueble vintage es igual de fácil. Elige un color vivo para pintarlo y luego lija algunas zonas para darle una apariencia desgastada. Puedes añadir placas metálicas con ilustraciones antiguas a algunas de las puertas y ¡voilá! Un mueble nuevo y con un diseño único. Aun así, si decides optar por aparadores de madera sin pintar, ahí van algunos consejos que pueden venirte bien:

  • Coloca varios lienzos y cuadros tanto colgados sobre el aparador como apoyados en el mismo. Crearás una mini-galería de arte que dejará a todos boquiabiertos.
  • Para los aparadores de madera oscuros forra un par de cajones con tela animal print y ¡consigue un toque salvaje!