Armario de tres puertas

Armario de tres puertas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Armario de tres puertas:la guía Westwing

Un armario es un mueble imprescindible para mantener en orden una casa. La ropa, los objetos personales, libros, cajas, cosas que ya no usamos... se convierten en una carga que hay que guardar en algún sitio. ¿Para distribuir mejor estas cosas? Nada mejor que un armario de tres puertas.

Un armario de tres puertas es la solución ideal para espacios reducidos en los que lo único que nos interesa es poder aprovechar ese espacio aunque sea con un armario. Es una buena opción de decoración, porque además es muy fácil conjuntarlo con el resto del mobiliario. ¡Regístrate en Westwing y empieza a decorar!

Armario de tres puertas para el comedor

En un comedor al que le dedicamos única y exclusivamente el uso de recibir a las visitas y organizar cenas, se nos hace imprescindible el uso de un armario de tres puertas en el que organizar las cosas. Estos armarios tienen la ventaja de que al estar divididos en tres compartimentos se hace mucho más fácil la organización de las cosas. Generalmente, el armario para el comedor, puede tener algún adorno, pero es un armario sobrio, de puertas que se abren y de madera maciza. A la hora de elegir el armario de tres puertas que más nos guste, hemos de tener en cuenta también las mesas y las sillas de nuestro comedor, para que el armario de tres puertas no desentone en la habitación.

Armario de tres puertas para el dormitorio

En un dormitorio también es posible y además muy aconsejable tener un armario de tres puertas. ¿Tienes tres hijos y hay que repartir el espacio? Pues ahí tienes la solución ideal, una puerta para cada uno. El armario para el dormitorio es muy práctico y además algunos de ellos, sobre todo los más modernos, tienen puertas correderas, lo que nos facilita su uso. Es conveniente colocarlo lejos de la cama y de color blanco convierte cualquier habitación en un lugar romántico. Puedes añadirle detalles:

  • Coloca un espejo en una puerta: ahorrarás espacio y le darás un toque de originalidad.
  • Pinta cada puerta de un color diferente: ¡mosaico de colores!