Atril

Atril

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Atril:la guía Westwing

En muchos hogares podemos encontrar un bonito atril que decora el espacio, quedan súper bien, es un accesorio que da un toque diferente allá donde esté. Además, son muy funcionales: aunque como puedes imaginar, su función principal es la de sujetar un libro, pero lo cierto es que podemos encontrar un atril con otros propósitos.

Por atril entendemos, normalmente, una barra vertical con un soporte en la parte de arriba en el que podemos dejar muchas cosas: no solo el típico atril para dejar libros. Por este motivo, también podemos dejar nuestras joyas y nuestros accesorios en un atril: ¿quién dijo que para colgar nuestras cosas solo sirven los percheros y los maniquíes?

 

Atril: una palabra, muchos significados

Atril es una palabra que se utiliza para varias cosas, ¡ya que hay atriles mucho más modernos que nos permiten colgar nuestras cosas! Pero sin duda, cuando decimos la palabra atril, lo que nos viene a la cabeza es ese mueble en forma de plano inclinado, con pie o sin pie, que sirve para aguantarnos los cuadernos o las partituras musicales, para así leer con más comodidad gracias a la altura regulable.

Si has sido universitario seguro que has pasado muchas tardes en la biblioteca, ¿quién no ha visto a más de un estudiante estudiando con un atril? Los estudiantes de medicina, sobre todo, tienen uno para que puedan estudiar de forma más fácil y visualizar los dibujos de las diferentes partes del cuerpo con comodidad. Pero aunque no estudies medicina o aunque ya hayas acabado la universidad, ¿por qué no leer nuestra novela más a gusto con un buen atril que nos facilite la lectura y nos permita ponernos más cómodos y menos tensos en nuestro sofá de piel? Si lo pruebas, verás cómo te gustará, y es que el atril lo podemos a llevar a nuestra vida cotidiana, ¡así seguro que no gastamos tanta vista!

Sin embargo, el atril se puede utilizar para muchas otras cosas: imagina que tienes una clínica y necesitas tener un libro en el que apuntar las citas de todos tus pacientes, ¿no es genial tener un atril para tener las próximas citas al alcance de la vista y anotar las nuevas sin problemas? ¡Te resultará mucho más práctico que tener que ir cada dos por tres a tu mesa de ordenador! Incluso puedes poner en tu casa, sabemos que los revisteros quedan muy bien, ¿pero un atril con revistas para no perderte ninguna idea de decoración? ¡Seguro que te resulta súper útil!

Decora tu espacio con un atril

Los atriles son muy prácticos, pero no solo los podemos ver en la biblioteca, ¿te has parado a pensar lo bien que puede quedar uno en tu casa? Seguro que un atril le da un aire intelectual y alternativo. Por este motivo podemos decir que un atril puede tener una función decorativa, ¡y en este caso su función práctica no se pierde! Por ejemplo, si eres músico y tienes un piano o una guitarra, no puede faltar un atril con tus partituras: aunque no estés tocando tus canciones, deja tu atril puesto, ¡dará un aire único a tu salón o a tu habitación! En las habitaciones juveniles no puede faltar un atril, ¡nuestros jóvenes tienen que estudiar! Puedes comprarles uno con un pie ajustable, así lo podrán poner en su escritorio cuando vayan a estudiar para que esta tarea les resulte todavía más fácil, y lo podrán dejar en la habitación de pie, como elemento decorativo, ¡quedará genial! Si eres religioso o quieres darle a tu espacio un aire tradicional, no puede faltar un atril con la Biblia. ¡O pon un atril con tus recetas en tu cocina!

Como ves, puedes encontrar muchas formas de disfrutar de tu atril: ¿ya has descubierto las tuyas? Con tu imaginación y un poco de creatividad seguro que no te arrepentirás de poner un atril o unos atriles en tu espacio, ¡decoración y funcionalidad por fin unidas!