Azucarera

Azucarera

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Azucarera:la guía Westwing

La vida con el azúcar tiene un sabor más dulce. La verdad es que el azúcar, si bien no conviene abusar de él, puede alegrarnos el día al tomarlo con moderación. Ya sea para endulzar el café o el té, para hacer bizcochos o pasteles o hasta para algunas recetas saladas más atrevidas, el azúcar es un ingrediente que conviene tener siempre a mano en la cocina y para ello no hay nada mejor que una bonita azucarera. En Westwing también opinamos que la vida si es dulce sabe mejor y por ello hemos ofrecido azucareras elegantes y con estilo para tener el azúcar siempre a mano pero también para contribuir humildemente al conjunto decorativo de la cocina. Para tener un equipamiento completo de la cocina no solo nos hará falta una azucarera, sino que tampoco podemos olvidar una tetera o cafetera y un juego de tazas para el café.

BREVE HISTORIA DEL AZÚCAR

Pese a lo que muchos podemos pensar debido a su uso actual tan extendido, el azúcar es un ingrediente que no lleva tanto tiempo presente en la historia del viejo continente. Durante el Imperio Romano, el azúcar era mayoritariamente importado de tierras lejanas como China y Persia y le tenía una gran estima a este bien dulce. No fue hasta la Edad Media cuando su uso se fue gradualmente implantando en Europa y su expansión mundial no llegó hasta la época moderna, cuando los colonos españoles y portugueses llevaron el cultivo del azúcar allá donde iban.

TIPOS DE AZUCARERASAzucarera

Podemos encontrar sin problema muchos tipos distintos de azucareras que se pueden adaptar a todos los gustos. Grosso modo, podemos clasificar las azucareras en dos tipos distintos: las azucareras tradicionales o las que no necesitan cucharilla.

• Azucareras tradicionales: las azucareras tradicionales son en otras palabras las de toda la vida, las que siempre hemos visto en casa de nuestras abuelas y padres para servir el café o el té. Estás azucareras suelen ser recipientes redondos y chatos en los que se guarda el azúcar y además tienen una cucharilla a juego para servir el azúcar.

• Azucareras sin cucharilla: este tipo de azucareras es más común verlo en bares y cafeterías, aunque cada vez es más frecuente también encontrarlo en los hogares. Esta azucarera lleva un sistema, que al volcarla, suelta la cantidad justa de azúcar que cabría en una cuchara y por eso no necesitamos cucharilla para servirlo.

Ninguna cocina ni juego de té que se precie estará completo sin una azucarera. Deja que sus invitados se sorprendan con una azucarera elegante y sofisticada.

Próximas campañas