Bancos rústicos

Bancos rústicos

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Bancos rústicos:la guía Westwing

Los bancos rústicos tienen el encanto de la naturaleza, de lo rural, de lo auténtico. Ya sea en el jardín o en la casa, aportan personalidad y un toque campestre que encaja con multitud de estilos.

Encuentra los bancos rústicos ideales en nuestra venta privada. Regístrate en Westwing y descubre en nuestra guía de estilo los consejos de decoración que convertirán tu casa en un lugar único.

El encanto de los bancos rústicos.

La conexión con la naturaleza es propia del ser humano y, por eso, a todos nos gusta en algún momento este aspecto vasto y auténtico de los muebles rústicos. Los bancos rústicos son especialmente afables y, además, no se limitan a diseños tradicionales, sino que podemos encontrar modelos vanguardistas que aporten a nuestra casa un aspecto innovador.

El material por excelencia para los bancos rústicos es la madera, aunque también podemos encontrar algunos diseños en forja. Suelen ser piezas grandes y con una apariencia tosca pero acogedora. A la hora de colocar este tipo de bancos tenemos que tener en cuenta que necesitan bastante espacio, ya que su presencia acaparará la atención.

También consideraremos el estilo que tiene la habitación donde los coloquemos y si el modelo en cuestión puede encajar. Para esta tarea serán cruciales los complementos que elijamos.

Cómo decorar con bancos rústicos.

Los bancos rústicos son ideales para decoraciones tradicionales, rústicas, vintage, etc. Pero también lo son para ambientaciones tipo zen, nórdica, industrial o incluso contemporánea. Los bancos rústicos de madera tallada, son perfectos para casas rurales o de campo. Colócalos en el porche y acompáñalos de plantas altas, una combinación ideal. También hay bancos rústicos vanguardistas, hechos con grandes trozos de madera en bruto, pulidas tan solo en el asiento y sujetas con dos piezas de líneas sencillas.

Estos diseños nos recuerdan a los grandes hoteles y lodges canadienses donde el diseño, la innovación y lo acogedor van siempre de la mano. También hay bancos rústicos hechos con pequeños troncos cortados. Al Unirlos todos y pulir el asiento queda el dibujo de los círculos a la vista y casi más que un banco, tendremos una obra de arte en casa. Por supuesto, los bancos rústicos se prestan mucho al DIY, al tratarse de piezas en bruto que podemos decorar y personalizar a nuestro gusto:

  • Los bancos grandes y toscos son perfectos para jugar con el color. Haz contraste pintándolos de algún color vivo como el amarillo y tendrás una pieza perfecta para colocar en el jardín.
  • Une varios bancos rústicos junto a un árbol y añade alguna mesa. Crearás un merendero único para tomar aperitivos al aire libre y disfrutando de la naturaleza.
  • También puedes reciclar un banco junto a otros muebles rústicos para crear una casa de juegos infantil. Al tratarse de piezas resistentes y aptas para exterior, tan solo tienes que pintarlos de colores llamativos y crear un rincón del jardín en el que disfrutarán los pequeños de la casa.