Bañera doble

Bañera doble

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Bañera doble:la guía Westwing

La bañera doble es para disfrutar solo o en compañía. En compañía todo sabe mejor pero una increíble bañera doble para una persona, haría las delicias de cualquiera, sobre todo en esos días en los que el cansancio se apodera de uno sin compasión.

La bañera doble puede ser de diferentes formas geométricas. Debemos elegir la nuestra teniendo el cuenta la forma de nuestro aseo y el espacio que le queramos dedicar, para conseguir un baño funcional y con un buen diseño. ¡Inscríbete en Westwing y disfruta de grandes ideas decorativas para tu bañera doble!

Diferentes tipos de bañera doble

La bañera doble, como su propio nombre indica, es más grande de lo habitual, y por ello tenemos que tener en cuenta que necesitamos más espacio para su colocación. La bañera doble, en su apariencia física, es muy similar al resto de bañeras y puede tener diferentes formas: cuadrada, rectangular, redonda, ovalada

También hay diferentes tamaños de bañera doble, con lo cual su elección queda a nuestro gusto personal y a nuestro baño. La bañera doble, como principal característica que la diferencia de otras, es su estructura interior. Este tipo de bañera, se diferencia sobre todo en su interior, ya que existe la opción de que todo el interior de la bañera sea un sólo espacio, o dividir este espacio en dos, uno para cada persona.

Bañera doble para relajarte

Que una bañera sea doble es una gran ventaja, ya que podrás disfrutarla en compañía o poder estirarte a gusto tú solo y disfrutar de un completo sistema de hidromasaje que la mayoría de bañeras llevan integrado. Para que una ducha de estas características sea relajante, hay algo que fundamental, que es la persona con la que vamos a compartir el momento, pero también hay otros factores que influyen:

  • La iluminación: además de la iluminación de la habitación, la iluminación de interior de la bañera doble también es importante para crear un buen clima.
  • Aceites y sales especiales: llena tu bañera doble de suaves y delicadas esencias, y conviértela en un castillo de espuma.