Bañera japonesa

Bañera japonesa

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Bañera japonesa:la guía Westwing

Disfrutar de una bañera japonesa es toda una experiencia para relajar cuerpo y mente. Sumergirse en agua muy caliente para deleitarse con un momento de intimidad y tranquilidad no tiene precio. Una bañera japonesa en casa es todo un lujo.

Regístrate en Westwing y encuentra en nuestra venta privada los mejores accesorios para decorar tu bañera japonesa. Accede a nuestra guía de estilo y disfruta de los consejos de decoración que te inspirarán para re-decorar tu casa.

Historia de la bañera japonesa

El Ofuro es lo que entendemos como bañera japonesa. Tiene siglos de antigüedad y los europeos lo conocimos en el s.XVI cuando los primeros viajeros llegaron a costas asiáticas. Las rutinas de aseo personal de los japoneses poco o nada tenían que ver con las nuestras de aquel entonces. Para ellos el baño diario era una prioridad y un momento de purificación, no de higiene. Antes de sumergirse en el ofuro, debían estar limpios y listos para esta terapia.

La bañera japonesa tradicional tenía forma redonda y alta, a modo de tanque, y estaban hechas de madera de cedro ensamblada. El agua se vertía muy caliente, en torno a los 40ºC. Esta temperatura potenciaba el olor de la madera y ayudaba con las propiedades terapéuticas al relajar cuerpo y mente. El tiempo de baño oscilaba entre los diez y los quince minutos. Hoy en día la bañera japonesa no ha cambiado demasiado. Las tradicionales se siguen fabricando en madera y siguen incorporando pequeñas baldas a modo de asiento en su interior.

Decoración con una bañera japonesa

Hoy en día, tener una bañera japonesa puede ser un sinónimo de tradición, lo cual no significa que tengamos que tener una decoración tradicional. Los materiales naturales y las diferentes formas en las que podremos encontrar esta clase de bañera, nos permiten elegir casi cualquier tipo de decoración para integrarla. No obstante, el estilo zen será el más adecuado para una bañera japonesa.

Elije elementos naturales como plantas y piedra. Procura, además, tener una opción de iluminación suave y cálida que te permita disfrutar de tus relajantes baños. Los colores oscuros te ayudarán a conseguir ese aire íntimo, tranquilo y muy elegante. Si tienes espacio en el exterior, una bañera japonesa en una gran terraza o en el jardín es todo un lujo. El contraste con la temperatura fría del aire libre también es terapéutico y una sesión de relajación mirando a las estrellas no tiene precio.

  • La decoración japonesa es sutil, sencilla y elegante. Recuerda no recargar el espacio con accesorios que no sean prácticos.
  • La tradición japonesa del ofuro recomendaba beber agua durante y después del baño. Una banco junto a la bañera te permitirá colocar las toallas y algunas bebidas.