Bañera portatil

Bañera portatil

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Bañera portatil:la guía Westwing

El cuidado de los bebés requiere un gran número de accesorios a los que tendremos que buscar un hueco en su habitación respetando el estilo que hayamos elegido. La bañera portatil será uno de los complementos que organizaremos en la distribución del dormitorio.

Regístrate en Westwing y accede a nuestra guía de estilo para encontrar los mejores consejos sobre decoración. Aprende a colocar la bañera portatil y el resto de accesorios de tu bebé de una forma práctica y elegante.

¿Dónde pongo la bañera portatil?

Cuando pensamos en las habitaciones de los bebés solemos imaginarnos una cuna junto a la ventana, un sillón de lactancia, una cómoda para su ropita y poco más. Pero nada que ver con la realidad. La habitación del bebé necesita incorporar gran cantidad de elementos que, a la hora de decorar, pueden hacernos la tarea un tanto difícil. La bañera portatil es uno de ellos. Hoy en día es fácil encontrar numerosos modelos de cada uno de estos accesorios.

Normalmente, están fabricados en materiales plásticos que pesan poco y permiten su fácil traslado y manipulación, así como todos los colores y formas posibles. Pero si tienes poco espacio en la habitación del pequeño y no encuentras hueco para una bañera portatil tradicional, puedes optar por una bañera portatil plegable. Aunque pueda resultar un poco extraño, dan muy buen resultado y puedes guardarla cuando acabe la hora del baño hasta el siguiente turno.

Una bañera portatil también puede ser original

El hecho de que la bañera portatil sea un elemento que solamente usemos durante los primeros 20 meses de vida del pequeño aproximadamente, no quiere decir que no pueda ser original y con estilo. Puedes encontrar una bañera portatil que imite a una gran bañera romántica con patas, pero a pequeña escala. O también algún modelo contemporáneo y vanguardista con una forma elegante y sofisticada.

Lo importante es que no pese demasiado para que puedas manejarla con facilidad. Si tienes espacio en el cuarto de baño, puedes tenerla sobre un pequeño aparador. Asegúrate de que sea lo suficientemente alto como para que puedas mantener una postura erguida. Esto te permitirá sujetar adecuadamente al bebé sin que sufra tu espalda. Pero si la bañera portatil no cabe en el aseo, hay muchas formas de integrarla en la habitación conservando el estilo.

  • Haz hueco en el armario: la parte baja de un armario es perfecta para despejarla y guardar la bañera portatil sin necesidad de que quede a la vista.
  • Intégrala en el conjunto: si es suficientemente bonita como para resultar decorativa, colócala encima de una cómoda o aparador. Si no lo es, puedes retirar algunos de los cajones de la cómoda, decorar ese espacio y encajarla para que la bañera pase a formar parte del propio mueble.