Bañeras con patas

Bañeras con patas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Bañeras con patas:la guía Westwing

Bonitas y vintage, las bañeras con patas nos inspiran el romanticismo y el estilo de vida de épocas pasadas. En la decoración actual, aparecen reinventadas y en diseños llenos de encanto. Esta clase de bañera te brinda diversas alternativas, para adaptarse a las tendencias del interiorismo de vanguardia.

Nos resulta natural que quieras engalanar tu baño con una de estas preciosas bañeras, pues están a la última y regalan un toque refinado y especial al ambiente. Disponemos de bañeras con patas fascinantes. Puedes elegir la tuya ahora, regístrate en Westwing y ¡no la dejes escapar!

¿Conoces el pasado de las bañeras con patas?

Nacidas en el ámbito de los baños de la nobleza, aún en el siglo XIX las bañeras con patas eran elementos distintivos de los baños de la alta sociedad. Además de su utilidad para bañarse, constituían una pieza decorativa que daba personalidad al baño. Se fabricaban enteramente en hierro fundido, tanto las patas como el recipiente para el agua, que luego se revestía con una gruesa capa de cerámica, para darle brillo y una estética grandiosa.

Alrededor de 1925, con el crecimiento de la construcción en serie, las bañeras con patas y cualquier tipo de bañera perdieron gran parte de su protagonismo, en favor de la ducha. Aquellas bañeras de hierro fueron olvidadas en chatarrerías, pero actualmente podrías sorprenderte al encontrar una de aquellas patas, tal vez en forma de garra de león, usada como estiloso pisapapeles para el escritorio. La decoración actual ha sabido recuperar el valor de las bañeras con patas, y hoy son lo más en los baños de primer nivel.

Siéntete como una estrella en una bañera con patas

Las bañeras con patas transmiten ese aire tan propio de Hollywood, que ha sabido emplear esta pieza en infinidad de escenas memorables. Puede que una ducha sea la opción rápida para sentirte a gusto, pero las bañeras con patas te ofrecen otro estilo de relax. ¿Por qué no descansar en un espacio de decoración exclusiva, entre suave espuma, con varias velas aromáticas y esa música suave que adoras? Es tu momento, elige una de las bañeras con patas que vienen causando furor en los baños de alta categoría.

  • Las bañeras con patas victorianas, símbolos de lujo y distinción, son las protagonistas en los baños vintage. Completa la equipación con un lavabo de mármol y muebles de baño de madera natural, clásicos.
  • Las bañeras con patas de estilo colonial pintadas de colores intensos pueden dar un temperamento único a un espacio bohemio elegante. Combinan con lavabos suspendidos de acero y muebles de estilo rústico.

Una bañera con patas para los amantes del lujo

Una gran bañera con patas es sinónimo de elegancia, estilo y lujo. Nos recuerda a grandes momentos del cine y a espacios amplios y llenos de glamour. Todos los baños cobran un valor añadido con una bañera con patas. Sobre todo, si sabemos acompañarla con la decoración adecuada. Una bañera con patas es una pieza clásica y elegante. Como tal, no solo tiene cabida en decoraciones románticas y tradicionales, sino también en espacios vanguardistas e innovadores.

Si tienes una bañera con patas en un color oscuro o en bronce envejecido, puedes crear con ella un espacio único. Ponle las patas en forja, básate en colores oscuros y en mucha piedra. Guarda un lugar importante para la bañera con patas al fondo de la habitación y levanta una pared de cristal para darle su propio espacio. La combinación de lo clásico de la bañera, junto con lo rústico de la piedra y lo contemporáneo de cristal, creará un conjunto propio de un hotel de lujo.

Una bañera con patas para románticos

Aunque si has adquirido una bañera con patas, seguramente sea porque disfrutas del estilo romántico o del vintage. Para crear un estilo romántico puedes colocar en el suelo baldosas de ajedrez. Si cuentas con un espacio amplio elije el clásico blanco y negro. En caso de ser un lugar algo más pequeño, utiliza colores más suaves en tonos tierra, arena o grisáceos. Pinta las patas en dorado o bronce. Añade lámparas de forja blancas, algunos muebles de corte isabelino y elementos de cristal. Quedará un conjunto ¡de ensueño!

Si lo tuyo es lo vintage entonces hay un par de trucos que harán que tu bañera con patas se sienta como en casa. Elije para el suelo baldosas hidráulicas. Tendrás infinidad de diseños para escoger y multitud de colores entre los que decirte. Una vez lo tengas, coloca un friso a media altura y el resto de la pared puedes pintarla de algún color claro que combine o elegir un papel pintado resistente a la humedad.

  • El suelo de madera también es una opción ideal para colocar una bañera de patas. Acompaña el conjunto con plantas y farolillos que aporten luz y color.
  • Si tienes un cuarto de baño muy grande, coloca tu bañera con patas en el centro. ¡Será una merecida protagonista del conjunto!