Baño turco

Baño turco

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Baño turco:la guía Westwing

¿Has oído hablar del baño turco? Si no lo conoces, es hora de que te dejes llevar por el exotismo de este baño del Medio Oriente que te transportará a un mundo de placer y relajación. Las culturas antiguas del Imperio Otomano sabían muy bien cómo disfrutar de los baños turcos e hicieron de ellos una forma de vida y filosofía. El baño turco es la mezcla perfecta de calor y vapor, que contribuyen a la mejora de la salud limpiando el cuerpo en profundidad.

En la actualidad, cada vez más gente opta por el baño turco como método de saluz y belleza, pues como decía el escritor y filósofo Ralph Waldo Emerson: «La primera riqueza es la salud». Toma, por tanto, nota de las indicaciones que te damos en Westwing y acompaña tus sesiones de cuidado personal con productos como velas y con una música apacible. Lograrás recrear la atmósfera perfecta de los baños turcos de Estambul.

ORIGEN

Como su nombre indica, el baño turco o Hammam, proviene de la lejana Turquía. Los antiguos turcos perfeccionaron la idea que los romanos tenían de los baños y difundieron su uso por todo el territorio islámico durante la Edad Media. Con motivo de la influencia árabe, estos baños turcos llegaron a la misma Andalucía, donde podemos encontrar varios baños árabes con facilidad.

Históricamente, los baños turcos conformaban también el centro de reunión social, donde mucha gente se concentraba y se sometían a diversos rituales de higiene. Estos baños han llegado hasta nosotros y hoy en día, tomar un baño turco es sinónimo de placer y belleza.

EL BAÑO TURCO Y SUS BENEFICIOS

El baño turco combina calor húmedo, calor seco, masaje y frío, y todos ellos garantizan la limpieza del cuerpo. Pero, ¿cómo funciona realmente un baño turco? Tomar un baño turco es muy sencillo: la persona entra en una sala caliente y en seguida empieza a sudar. Cuando el vapor llega al nivel de sudoración, la persona comenzará entonces a limpiarse con agua y jabón mediante un placentero masaje. El último paso es tomar un baño frío para ayudar al cuerpo a recuperar su temperatura habitual. Este proceso genera un sinfín de beneficios a nuestro cuerpo. ¿Quieres conocer algunos?

  • Eliminación de toxinas y mejora de la circulación gracias a la dilatación de los poros de la piel.
  • Es muy recomendado para jóvenes con problemas de acné, ya que limpia la piel en profundidad.
  • Estimulación del sistema nervioso y hormonal, lo que favorece la concentración y la memoria.
  • En el caso de las mujeres, alivia los dolores causados por la menstruación.
  • Revitalización de los tejidos y retraso del envejecimiento de la piel.
  • Combate enfermedades como la bronquitis y la sinusitis, o simples resfriados.
  • Produce un efecto más relajante que la sauna.

bath

EL BAÑO TURCO Y LA SAUNA: ¿SON LO MISMO?

Ambas modalidades tienen muchos puntos en común, pero no son iguales. Las principales diferecias son que en la sauna se usa calor seco, mientras que en el baño turco es húmedo. Además, en el baño turco la temperatura es menor y la humedad mayor, con lo que se suda menos que en la sauna.

TU PROPIO BAÑO TURCO EN CASA

La idea de tener un baño turco en casa suena estupendo, pero parece imposible, ¿verdad? No creas que el Hammam es un lujo que sólo unos pocos pueden disfrutar. Crear tu propio rinconcito de relax en casa es más fácil de lo que piensas: ¡Transforma tu ducha en un baño turco!

El tamaño de nuestra ducha con baño turco no es importante, pero sí la altura. No deberá superar los 230 cm para mantener el vapor justo. Si disponemos de un espacio amplio, podemos diseñar nuestro baño turco teniendo en cuenta el número de personas que lo utilizarán.
Piensa en cómo quieres que sea tu Hammam ideal: los asientos, las puertas, las paredes, las fuentes… Completa tu magnífico baño turco con diferentes accesorios para transformar tu baño en un maravilloso templo de bienestar.

Cierra los ojos e imagínate cómo te sentirías tomando un baño turco. Disfruta de ese momento como si estuvieras en un Hamman en Estambul. En Westwing te ayudamos a visualizarlo, pero también a conseguirlo.

Próximas campañas