Baúl de mimbre

Baúl de mimbre

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Baúl de mimbre:la guía Westwing

Hace décadas no era difícil encontrar un baúl de mimbre en la decoración de las casas. Se solían utilizar para guardar la ropa lista para lavar, para organizar los juguetes de los niños, para mantener a buen recaudo las mantas del invierno… Tras unos años de olvido, hoy día el baúl de mimbre es un clásico del mobiliario que vive una nueva época de esplendor.

Escoge un baúl de mimbre para equipar el office, la entrada, un dormitorio de estilo campestre o una cocina con espacio suficiente: te servirá para guardar todo tipo de enseres, al tiempo que favorecerá su ventilación. Hoy día puedes encontrar diseños de todo tipo, desde los más actuales hasta de inspiración retro. ¡Sigue leyendo para saber lo que en Westwing hemos descubierto para ti!

COMPLETA TU DORMITORIO CON UN BAÚL DE MIMBRE

Los asientos y arcones a pie de cama son muebles llenos de encanto, nostálgicos y evocadores. Si tienes espacio suficiente en tu dormitorio, completa la decoración con un baúl de mimbre a modo de arcón. Los tienes en mimbre natural o pintado de blanco, perfectos para espacios románticos.

También puedes colocar un baúl de mimbre en el dormitorio de los más pequeños. Enséñales a recoger sus cosas y guardarlas después en su interior, convirtiendo la tarea en un juego más. ¡Verás qué pronto se acostumbran!

Las sábanas y la ropa de cama se guardan muy bien dentro de un baúl de mimbre. Fórralo con una bolsa de tela bonita y dóblala hacia fuera por el borde, para que se vea bajo la tapa. Mete también saquitos de aromáticas para disfrutar después de su aroma.

UN MATERIAL LLENO DE CUALIDADES

El mimbre es un material que se emplea desde hace siglos para fabricar cestas, arcones, baúles e incluso sillas y mesas. Junto con la madera es perfecto para decorar ambientes de estilo colonial, que evocan aquellas aventuras tropicales y selváticas del Hollywood de los años 50.

Si encuentras un baúl de mimbre antiguo o viejo, recupéralo y tendrás un auténtico tesoro. Estos son los pasos a seguir:

  • Limpiar: frota el mimbre con un cepillo de púas de metal y una solución de agua y jabón con unas gotas de vinagre. Deja secar.
  • Barnizar: ¿quieres conservar tu baúl de mimbre al natural? Entonces, protege la fibra aplicando un barniz incoloro en spray.
  • Pintar: también puedes decorar el baúl con una pintura en un color de tendencia. Los acabados en blanco, rosa palo, verde mint o gris azulado quedan preciosos.

No dudes en poner un baúl de mimbre en cualquier habitación de la casa. Funcional y atractivo, creará un ambiente muy especial. ¡Regístrate gratis en Westwing y busca tu nuevo baúl entre los que hemos escogido para ti!