Baúl pequeño

Baúl pequeño

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Baúl pequeño:la guía Westwing

En los pequeños detalles está la esencia de las grandes cosas. En los últimos años, el baúl pequeño, además de convertirse en la mejor manera de organizar la casa y de tener las cosas al alcance de la mano, se ha convertido en todo un imprescindible en decoración.

Apilados, con ruedas, tachuelas, tapizados alegres, retro o estampados… ¡Las posibilidades de los baúles pequeños son infinitas! ¿Aún no te queda claro? En Westwing te damos las claves que necesitas para incorporar un baúl pequeño en tu vida.

ORDEN Y DECORACIÓN

Un baúl pequeño resulta perfecto si lo que pretendemos es decorar una habitación con un estilo minimalista. Si no queremos llenar la habitación de muebles, el cofre nos ayudará a ocultar cosas y a darle un toque diferente y original, manteniendo siempre el orden.

Existen infinidad de tamaños, pero el baúl pequeño es ideal para colocarlo en prácticamente cualquier espacio. Podrás encontrar diseños de muchos tipos, desde modernos a antiguos, pasando por románticos y barrocos. Esta variedad de modelos hacen que el baúl pequeño encaje con cualquier decoración, convirtiéndose en el complemento perfecto.

INDISPENSABLE TAMBIÉN EN LAS HABITACIONES INFANTILES

Con las reducidas dimensiones que cuentan hoy en día muchas de las habitaciones infantiles, un baúl pequeño se convierte en el recurso perfecto para mantener en orden el caos en el que puede convertirse el cuarto. Además, los baúles se han convertido también en un sofisticado mueble. La instalación de estos elementos en la habitación supone muchas ventajas a nivel decorativo y práctico, ya que además de otorgar mucho estilo al espacio, pueden actuar como originales banquetas de cama para deleite de los niños.

Además, podemos personalizar la decoración del baúl pequeño convirtiéndolo en toda una actividad lúdica al decidir con nuestros hijos los tonos, el tipo de tapizado o el decorado. Debemos tener en cuenta, no obstante, que el cofre debe sintonizar con el resto de la habitación. Una vez decorado, podemos guardar en el interior del baúl pequeño los muñecos preferidos del niño y convertirlo así en un objeto preciado por él.

De esta manera, a la vez que educamos a los niños para emplear el baúl pequeño de una forma adecuada, les enseñamos también a valorar y guardar todos sus juguetes para tener una habitación limpia y ordenada. Un baúl pequeño nos puede servir también de almacenaje para las cosas más menudas como libros, dvd o material escolar.

Si necesitas más ideas, únete a Westwing, ¡te daremos los detalles que buscas!