Compartir

Boda-clasica

Indara-Rodriguez-Fernandez

Indara Rodríguez Fernández

wedding planner y directora de El Sofá Amarillo
www.elsofaamarillo.com

„Clásico no quiere decir soso ni estirado.
Hay mil detalles que pueden incorporar
a la decoración de tu boda para que
resulte personalizada y especial”

Si eres una romántica empedernida, si te encanta asistir a bodas, si desde pequeña tienes claro cómo va a ser tu enlace, tienes pensando el vestido que lucirás y dónde te quieres casar y llevas años pensando en vestirte de blanco; entonces ¡está claro! tu estilo de boda es el clásico. El clasicismo no está reñido con el diseño y la creatividad, por eso con Westwing y de la mano de la wedding planner Indara Rodríguez de El Sofá Amarillo te ofrecemos propuestas para que el ¡sí, quiero! vaya acompañado de varios toques de originalidad que harán que tu boda clásica sea todo un éxito. Para Indara las bodas clásicas no tienen por qué “ser sosas, ni estiradas ni mucho menos estándar. Podemos incorporar mil detalles a la decoración para que sea personalizada y especial”. Vamos a conocer algunas de estas sugerencias.

Boda clasica banner2

EN EL CAMPO O EN LA CIUDAD: LAS FLORES SON UN MUST

En primer lugar hay que decidir la localización. Madrid y sus alrededores son una buena opción para celebrar una boda estilo clásico. Puede ser en la ciudad, en uno de los barrios más señoriales como las Salesas, o bien en un lugar emblemático como es San Lorenzo de El Escorial, situado a los pies de la sierra de Guadarrama. Un entorno más urbano o más campestre, la elección ya le corresponde tomarla a los novios.

Sea donde sea, lo que nunca debe faltar en una boda de estilo clásico son las flores. Sus colores y aromas deben impregnar y estar presentes en todos los rincones de la boda: desde el lugar donde sea la ceremonia, hasta la recepción y el banquete de los novios. Lo mejor es elegir flores clásicas que vayan en armonía con el gusto de la novia: hortensias, tulipanes o peonías.
Indara asegura que un punto importante para la ambientación general es la iluminación. Si la boda es de tarde-noche “busca árboles, muros de piedra y bonitos arcos y sitúa estratégicamente unos buenos focos para que iluminen de forma indirecta. ¡Le dará a cualquier rincón un aspecto mágico!”

La elegancia, el encanto y el buen gusto se dejan ver tanto en la decoración como en el vestido de la novia, de corte clásico. La novia lucirá un vestido en blanco con delicados encajes, un velo de tul bordado elegantemente con una cola larga pero sin ser demasiado llamativa. En la discreción está el buen gusto. Tanto el maquillaje como el peinado y los accesorios deben ser sencillos a la par que elegantes. Lo fundamental es que la novia esté resplandeciente y que se vea natural.

Boda clasica banner3

CLÁSICA ELEGANCIA EN LA MESA

Para nuestra wedding planner Indara las mesas son un elemento clave en las bodas clásicas y hay que cuidar su decoración. “No te conformes con los manteles blancos que te propone el catering. Se pueden alquilar mantelerías preciosas y elegantes, desde las más sencillas a las más atrevidas: flores, rayas, colores alegres…” Desde El Sofá Amarillo nos proponen mezclar los manteles estampados con los lisos ¡acertarás seguro!. Respecto a las copas, Indara propone como toque original, cambiar las copas de agua por divertidos vasos de colores. Otro punto al que hay que prestarle atención es la tipografía. “Este pequeño detalle, a mucha gente se le pasa inadvertido. La minuta y los lugares para sentarse deben contar con una tipografía bonita, que además nos servirá para usarla en las tarjetas con los horarios de los autobuses o en el rincón de los fumadores”.

LOS NOVIOS Y EL ARTE DE LA HOSPITALIDAD

Los novios, como anfitriones que son, deben cuidar de los invitados y ofrecerles un entorno perfecto en el día de la boda. Lo ideal es que les tratemos de la forma más cercana posible intentando tener un detalle con todos ellos o un pequeño rato de charla con cada invitado para agradecerles su presencia y su compañía. Un cóctel con una copa antes de empezar la recepción será bienvenida por todos. Una vez sentados en la mesa, debes cuidar que los comensales tienen espacio suficiente para estar cómodos. Lo ideal es que dispongan de 60 cm de ancho por comensal. Un cuidado menú con una tarta nupcial elegante pondrá el broche final al banquete de boda.Después, hay que disfrutar de la fiesta hasta que el cuerpo aguante y los novios comenzar una nueva y feliz vida juntos.

 

Hub-page-button

Estas ventas empiezan hoy

Próximas campañas