Compartir

Boda-ibicenca

Carmen-Hernandez

Carmen Hernández

wedding designer y directora de El Jardín de Mamá Ana
www.eljardindemamaana.com

„Nos encantan las bodas cerca del mar.
Nos permiten emplear elementos
naturales para conseguir un evento
sencillamente perfecto con un
fondo increíblemente bonito”

BODA IBICENCA, EL MAR COMO TESTIGO

El protocolo dicta que nadie, salvo la novia, puede vestir de blanco en una boda. Pero en esta ocasión nos vamos a saltar todas las normas protocolarias y hacemos un llamamiento para que todos los invitados a esta boda vengan vestidos en tonos blancos. ¿Por qué? Obviamente porque estamos invitados a una boda de estilo ibicenco. Dejarse acariciar por la brisa del mar, escuchar el rumor suave de las olas y sentir la fina arena bajo nuestros pies mientras pronunciamos el ¡sí, quiero! debe de ser en una de las experiencias más inolvidables de nuestra vida. Ninguna sensación es comparable a la de celebrar nuestra boda en una tranquila playa o cala acompañados de nuestros familiares y amigos junto al mar Mediterráneo. ¿Te apetece una boda ibicenca? Te damos todas las claves de la mano de Carmen Hernández, nuestra wedding designer de El Jardín de Mamá Ana para que el enlace sea todo un éxito.

Boda-ibicenca-banner2

LOCALIZACIÓN: EN UNA CALA O EN UNA PLAYA

Para celebrar una boda de estilo ibicenco lo primero que debemos decidir es la localización. No nos sirve cualquier playa ni cualquier cala. Habrá que cuidar que tengan buenos accesos para que los invitados pueden llegar sin problema y habrá que asegurarse de que para el momento del enlace no habrá demasiados bañistas en las inmediaciones. Además Carmen nos avisa: “Hay que tener en cuenta la orientación del sol, calcular en qué posición estará durante las horas de la celebración y por supuesto, buscar las mejores vistas. Hay que asegurarse del mejor ángulo y la mejor decorado natural para la boda y para que los novios e invitados estén cómodos y disfruten del evento” A lo largo de la costa mediterránea y en las islas Baleares hay numerosas ubicaciones por las que nos podemos decantar. ¡Visita las más populares y déjate aconsejar por tu wedding planner!

Desde El Jardín de Mamá Ana, Carmen está pendiente de convertir en ventajas los pequeños inconvenientes que puedan surgir. “La arena puede resultar molesta pero podemos ofrecer calzado alternativo para la ceremonia (unas alpargatas o chanclas) y colocar nuestros zapatos y sandalias en unas cestas numeradas”. En el lugar del evento habrá que colocar algunos asientos para los familiares y amigos más allegados. Unos bancos de madera en tonos claros serán suficientes para la ceremonia. Para los novios habrá que colocar unas sillas especiales, por ejemplo, unos butacones recubiertos con unas suaves telas blancas. Frente a ellos se puede colocar un arco de madera con algunas flores silvestres asomando. La propuesta de Carmen para decorar el entorno es contar siempre con materiales naturales: “Cestos de fibras naturales, elementos y mobiliario de madera, textiles de lino y algodón colores marinos, cristal, cuerdas y redes y, por supuesto, flores ligeras…” Aunque el propio lugar, la playa junto al mar, será el marco más espectacular para la celebración y no será necesaria casi ninguna otra decoración.

Boda-ibicenca-banner3

VESTIDOS: OLVIDARSE DEL PROTOCOLO Y CONVENCIONALISMOS

Lo mejor de una boda estilo ibicenco es la libertad a la hora de vestirnos. La wedding designer Carmen lo tiene claro: “Hay que elegir un vestido, peinado y maquillaje fresco, natural, ligero y desenfadado”. La novia puede elegir un “vestido vaporoso con puntillas de algodón e hilo, batista…” Siempre en tonos blancos o suaves tonalidades pastel. ¡Están permitidos los estampados florales si es nuestra preferencia!

Hay que olvidarse de los tacones. Resultarán muy incómodos en la playa porque se clavarán en la arena. Así que nada mejor que unas buenas sandalias planas tipo esclavas para estar cómodas y que nuestro calzado se adapte al estilo ibicenco.

Tampoco hará falta un peinado muy arreglado. “Tanto invitadas como la novia pueden optar por melenas ligeramente onduladas, trenzados naturales, flores en el pelo, coronas ligeras y tocados naturales resultarán perfectos” nos asegura Carmen, quien añade que “el maquillaje debe ser luminoso y muy ligero”. En cuanto a los complementos, cualquier collar grande y tipo hippy nos servirá. El novio deberá seguir los mismos parámetros: nada de trajes oscuros. El blanco es la estrella y siempre con telas ligeras. Esta libertad a la hora de vestir los novios se traslada a los invitados. Lo más natural en una boda ibicenca es que vestimos de blanco o en tonos beis y claros. ¡Deja que te llene la luz del Mediterráneo y que esa luminosidad se refleje en tu ropa!

DECORACIÓN PARA UNA BODA IBICENCA: LOS MUST HAVES

El blanco y el azul van a ser los protagonistas pero no los únicos. Para El Jardín de Mamá Ana “hay que ir un poco más allá y huir de los tópicos”. Carmen apuesta por utilizar otras tonalidades: “El mar y la playa ofrecen un auténtico arcoíris: corales, mint, plateados, verdes, arenas y neutros. Colores que combinados de la forma adecuada marcarán, sin duda, la diferencia”. En cuanto a los materiales que tendrán que estar presentes en tu espacio ibicenco serán la madera y el hierro. La mejor combinación para dar el toque mediterráneo que buscamos. No hay mejor decoración que la ofrece la propia naturaleza, por eso en esta ocasión, tampoco pueden faltar las flores. Por eso llenaremos las mesas de flores frescas de suaves colores y de velas. Si cerca del lugar del convite hay una piscina, lago o fuente, deja algunas flores flotando por el agua, ya que el efecto será perfecto. Cuando anochezca no dudes en iluminar el espacio con antorchas o farolillos. Cuando llegue el momento de la fiesta, distribuye por el jardín pufs y tumbonas para que los invitados puedan tomarse un descanso entre copa y copa. Crea tu propio espacio chill out y a divertirse bajo la luz de la luna.

PROPUESTAS ORIGINALES DE CARMEN, WEDDING DESIGNER DE EL JARDÍN DE MAMÁ ANA

  • 1. Para que los invitados se protejan del sol, si la boda es durante el día, ofréceles pamelas y sombreros de paja, paipáis, abanicos, sombrillas de papel de arroz o incluso ¡gafas de sol! “Podemos crear un momento divertido y hacer fotos de lo más originales. Esta idea, sumada a la de ofrecer algo fresco a los invitados, será muy agradecida”.
  • 2. Para la decoración de las mesas podemos añadir elementos marinos como caracolas, redes, ánforas de cristal, elementos de madera, atados de juncos o cañas y cantos rodados. “Conseguiremos una decoración muy cálida y natural”.
  • 3. Las velas siempre crean un ambiente mágico. “Al anochecer una decoración sencilla puede ser preciosa si está bien iluminada y la luz cálida y natural de las velas no puede faltar en una boda en la playa”.

Boda-ibicenca-banner4

Hub-page-button

Estas ventas empiezan hoy

Próximas campañas