Las bodas representan uno de los días más felices en la vida de los novios. Con el “sí quiero” se prometen lealtad y amor eterno. La fase que precede a las bodas es la propuesta de matrimonio, con la que la pareja sienta las bases para comenzar una aventura de amor que durará toda la vida. Bodas

La propuesta

Para hacer una propuesta de matrimonio especial, necesitas ideas creativas y originales. Algunos prefieren hacer esta proposición en un ambiente privado, para darle un toque íntimo y muy personal. Otros, sin embargo, prefieren mostrar al mundo entero ese símbolo de amor eterno, haciendo una petición de matrimonio en público con todo tipo de expectación.

En la mayoría de los casos, es el hombre el que propone matrimonio a la mujer. Sin embargo, esto no significa que las mujeres no puedan pedirle a su pareja si quiere pasar el resto de su vida con ella.

Ya sea una propuesta de matrimonio en medio de una cena romántica íntima, en un centro comercial a modo de flashmob, o en un gran estadio de fútbol delante de miles de personas, lo más importante es sentirse a gusto con la decisión, y pensar siempre en lo que más ilusión puede hacerle a tu pareja.
Lo crucial en las propuestas de matrimonio es estar muy seguros de los sentimientos, meditar bien la decisión y concienciarse de que a partir de ese momento se sientan las bases para pasar toda la vida juntos, compartiendo vivencias y aventuras.

Vestidos de novia

Los vestidos de novia son los que hacen brillar a la novia en un día tan especial, luciendo radiante en tal romántica ceremonia. Los invitados de las bodas esperan ansiosos a la novia, para ver lo hermosa que está con su vestido blanco.

Tul, seda, bordados, adornos, y pequeños brillos – los vestidos de novia rebosan pureza y felicidad, embelesando a la familia, los amigos, los padrinos de boda y, como no, al novio. Para cada tipo de novia existe el vestido ideal, encontrando una gran variedad de modelos, diseños, colores, tejidos, cortes y adornos para que cada novia luzca hermosa en el día más especial de su vida.

La elección del vestido de novia depende exclusivamente de la novia, que suele dejarse aconsejar por su madre, sus hermanas, sus amigas más cercanas, o por la dama de honor – pero nunca por el novio. Tradicionalmente, se dice que da mala suerte que el novio vea el vestido de novia antes de la boda, por lo que es un tema que se mantiene en secreto entre la pareja hasta el día de la boda.

La ceremonia

Después de los votos y del “sí quiero” ya no hay tú o yo, sino que todo se reduce al nosotros. Las ceremonias de las bodas son las que dan el pistoletazo de salida a una vida compartida, en la que los contrayentes se prometen amor eterno y cuidarse y ayudarse tanto en los momentos buenos como en los malos.

Ya sea por la iglesia, por lo civil, o una ceremonia totalmente libre, las bodas son un momento muy emotivo y personal, que llena el corazón de los novios, pero también el de todos los presentes, que muestran su alegría con besos, abrazos, felicitaciones e incluso lágrimas.

La celebración de las bodas

Además del romanticismo, las bodas tienen también su parte de diversión. La celebración de las bodas es lo que sigue a la ceremonia y es el momento en el que los novios se reúnen con todos sus invitados en el restaurante o lugar seleccionado para comer, bailar, reír y celebrar juntos un día muy especial.

Con un gran recibimiento con champán, vinos y una buena comida, los novios y sus invitados se reúnen en el lugar elegido y toman sus respectivos asientos para comenzar la celebración. Este momento incluye música, juegos de bodas, y muchos discursos, terminando el evento con una fiesta por todo lo alto.

Los discursos de las bodas

Después de los votos, los discursos son de los momentos más emotivos de las bodas. Una vez reunidos los novios y los invitados, y antes de comenzar la celebración, los discursos tienen lugar. Por lo general, el padre de la novia es el encargado de dar el discurso principal, refiriéndose a los recién casados con palabras emotivas y personales. El padrino de bodas y el propio novio también suelen decir unas palabras para sellar el momento. Los discursos de las bodas suelen estar llenos de anécdotas divertidas, citas románticas, felicitaciones, y buenos consejos para la vida en matrimonio. Es por esto, que los discursos deben escribirse con tiempo y poner todo tipo de emociones en su interior con palabras únicas, a fin de transmitir amor, sabiduría y felicidad a los novios.

Los discursos de las bodas no deben durar más de cinco minutos, ya que de lo contrario, se puede llegar a aburrir a los invitados y no conseguir la emotividad deseada.

La decoración de bodas

La decoración es uno de los aspectos más importantes de las bodas, tanto del lugar de la ceremonia como del lugar de la celebración.

Flores en el lugar de la ceremonia, arroz coloreado para tirar a los novios, sillas con fundas blancas, elaborados centros de mesa, tarjetas personalizadas para situar a los invitados en las mesas, menús con bonitas fotografías de los novios o un paisaje típico del lugar – estas, y muchas otras ideas maravillosas no deben faltar a la hora de elaborar la decoración de bodas.

Fotógrafos de bodas

¿Bonitas fotografías de las ceremonias y celebraciones de bodas? ¡Son todo un “must”! Para garantizar un resultado óptimo y profesional, lo mejor es contratar a un buen fotógrafo de bodas que esté presente durante todo el día. De esta forma, no dejaremos que ninguno de los momentos de la boda se quede perdido en el recuerdo. Por desgracia, contratar un fotógrafo de bodas para todo el día es bastante caro, aunque si el presupuesto es suficiente, sin duda vale la pena. El día de la boda es de los momentos más bonitos en la vida de los novios, por lo que tener fotografías de los momentos más especiales hace de este día un día inolvidable.

Una manera divertida y muy original de abaratar los costes del fotógrafo y seguir teniendo recuerdos muy especiales de las bodas es distribuir cámaras desechables por las mesas de los invitados, por lo que cada uno puede hacer fotos de los momentos que más le gusten y dejar un recuerdo más personalizado a los novios.

La luna de miel

Después de una bonita ceremonia y una celebración por todo lo alto, es hora de que los novios se embarquen en un romántico e íntimo tiempo para dos – la luna de miel.

¿Cuál es el mejor momento para irse de luna de miel? Muchas parejas deciden comenzar su viaje de novios directamente después del día de la boda. La ventaja de las lunas de miel tan instantáneas es que el sentimiento de emoción tan especial y propio de las bodas aumenta considerablemente y se mantiene durante todo el período de vacaciones.

También es posible irse de luna de miel dejando pasar unos días después de la boda. Esto es especialmente recomendable cuando la celebración ha sido intensa, y es necesario dejar ciertos asuntos cerrados y organizados antes de irse de vacaciones. Sin embargo, es importante no dejar pasar semanas, o incluso meses, entre las bodas y las lunas de miel, ya que el sentimiento de viaje de novios podría perderse y parecer unas simples vacaciones.

Agradecimientos

Algo tan importante como las invitaciones de boda, y que no debemos olvidar, son los agradecimientos. Estos pequeños detalles que se dan a los invitados en las bodas hacen que se vayan con mejor sabor de boca, ya que se llevan un bonito recuerdo de este día y evento tan especial. Los agradecimientos pueden tomar una gran variedad de formas, desde fotografías de la pareja, hasta unas pantuflas o neceseres para las mujeres y una botella de licor para los hombres, pasando por sales de baño o una bonita figura con las firmas de los novios.

Los agradecimientos son para los invitados, por lo que se debe prestar mucha atención en la elección para mostrar cariño y gratitud a quienes acompañan a los novios en su día especial.

La noche de bodas

La noche de bodas seguramente sea, después de la ceremonia y la celebración, el momento del día más esperado por los novios. Es tradición que el padrino de bodas reserve la suite nupcial en un bonito hotel. A fin de terminar este día de la manera más especial posible, es importante planear los pequeños detalles para una noche de bodas inolvidable. ¡Al fin y al cabo, en el dormitorio de casa se duerme todas las noches!

Otra conocida tradición de la noche de bodas es que el novio debe entrar en la suite nupcial con la novia en brazos, llevando todavía más romanticismo a la escena.

Bodas de plata

Las bodas de plata representan el 25 aniversario del matrimonio, por lo que es un día muy especial para la pareja para celebrar un cuarto de siglo de amor y vivencias juntos. En tiempos pasados, las bodas de plata no tenían tanta importancia como hoy en día, ya que ahora no es tan común que un matrimonio dure tanto tiempo. Sin embargo, los matrimonios que llegan a las bodas de plata, pueden estar seguros de haber encontrado al amor de su vida, con el que seguir compartiendo la vida en común.

Bodas de oro

¿Pero qué son 25 años si los comparamos con 50? Celebrar 50 años de casados tiene un significado muy especial que, por desgracia, muy pocos pueden llegar a disfrutar. Ya sea por edad o por motivos de separación, celebrar las bodas de oro es algo cada vez más inusual. Las bodas y el matrimonio no serían posibles sin amor, confianza, pasión, responsabilidad y salud. Es por este motivo, que las bodas de oro son mucho más que una boda normal, son una celebración de amor, de valores, y de familia. 50 años dan para mucho, para vivir alegrías y también tristezas. Por eso, aquellos que lleguen a celebrar las bodas de oro, ¡pueden sentirse verdaderamente afortunados!

Vacaciones especiales para la celebración de bodas

Para ciertas ocasiones y eventos, los trabajadores tienen derecho a unos días de vacaciones especiales. En España, las bodas propias están dentro de estos eventos. Según el artículo 37.3.a del Estatuto de los trabajadores, se otorga a los contrayentes el derecho a disfrutar de 15 días de permiso por boda, que está entendido para disfrutar del propio viaje de bodas.

Por lo general, este período de vacaciones especiales para la celebración de la propia boda puede juntarse con las vacaciones normales, lo que es ideal para disfrutar de una luna de miel más larga.

¿Cuánto cuestan las bodas?

El presupuesto necesario para las bodas es tema que preocupa a futuros novios, una vez que empiezan con todos los preparativos para el gran día. Lamentablemente, es difícil estimar una cantidad exacta que determine cuánto cuestan las bodas, ya que esto dependerá de muchos factores, como el número de invitados, el tipo ceremonia, el lugar de la celebración, el vestido de novia, y muchas cosas más.

A la hora de comenzar los preparativos de boda, es importante tener en cuenta que aproximadamente el 80% de los costes está representado por el banquete, la vestimenta y accesorios de los novios, el fotógrafo, y los anillos.

Los demás costes se refieren a la decoración y las flores, entretenimiento, los pequeños detalles de agradecimiento, las invitaciones, y la licencia propia para casarse. Aunque representan unos costes considerablemente menores que los anteriores, es necesario tener en cuenta todos estos detalles a la hora de calcular el presupuesto para las bodas, ya que son estas pequeñas cosas las que rápidamente suman y aumentan los costes de las bodas sin darse cuenta.

En España, la tendencia en las bodas es contar con un amplio número de invitados, a los que ofrecer un banquete de lo más completo y especial. Por este motivo, los banquetes suelen ser la parte más costosa de las bodas, con una media de 100 a 150 euros por cubierto.

Un presupuesto aproximado para bodas con un número de invitados entre 100 y 200 ronda los 23000 euros. El precio de los vestidos de novia oscila entre los 1000 y los 1800 euros, a los que hay que sumar unos 500 euros en joyería y complementos. Los fotógrafos de bodas suelen llevarse entre 1000 y 1500 euros del presupuesto, dependiendo del número de horas que estén presentes. El precio del viaje de novios es muy variable, ya que depende de los días, el destino, y las condiciones que incluya la oferta. Por lo general, se puede estimar un presupuesto de unos 3000 euros, que aumentará o disminuirá dependiendo de los factores anteriormente mencionados. Las invitaciones, la decoración, y los pequeños detalles pueden sumar al presupuesto general entre 500 y 1000 euros.

Independientemente de la cantidad de invitados, el tipo de ceremonia, y los costes generales, lo más importante en las bodas es disfrutar de uno de los días más especiales y bonitos en la vida de los novios.

Estas ventas empiezan hoy

Próximas campañas