Butaca balancin

Butaca balancin

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Butaca balancin:la guía Westwing

Suave y delicada, una butaca balancin siempre encuentra sitio en una casa acogedora. Las tienes en diversidad de estilos, en diseño de silla o sillón, y en los colores que tú quieras. En el dormitorio, en el porche o en el salón, apuesta por la belleza de una butaca balancin.

En la actualidad se tiende a destinar a la butaca balancin al período de lactancia, lo cual es un acierto tremendo. Sin embargo, ¿por qué no disfrutar de una butaca balancin toda la vida? Descubre las que tenemos para ti, regístrate en Westwing y elige las que te identifiquen.

Disfruta de esa butaca balancín que te enamora

Una butaca balancin o una silla mecedora es, simplemente, un asiento cuyas patas o base se fijan a dos piezas levemente curvadas, para hacer posible un agradable balanceo. Encontramos el origen de este tipo de butaca en Inglaterra. En un principio se colocaba, a un sillón corriente, un balancín a cada lado. Solo se las utilizaba en exteriores. Alrededor del año 1725 comienzan a fabricarse las sillas mecedoras propiamente dichas.

El diseño de mimbre tuvo su auge en Estados Unidos, en el siglo XVIII. Incluso se cree que Benjamín Franklin tuvo algo que ver en ello. A propósito, en América la diversidad de sillas mecedoras siempre han gozado de inmensa popularidad. Con el paso del tiempo, la butaca balancin comenzó a instalarse en la habitación del bebé, pues resultan grandiosas para lactancia y para arrullar a los pequeños. Cualquiera sea su uso, es inspiradora de confort y tradición.

Estilos de una butaca balancin

Te contaremos ahora algunos de los estilos que puede delatar una butaca balancin, además de las Eames, idílicas en habitaciones de estilo nórdico:

  • La butaca balancin o mecedora cuello de cisne, netamente vintage, es ideal para un salón clásico, junto a una lámpara antigua. Un gran cojín de crochet granny les queda genial.
  • El sillón mecedora de madera curvada se asocia con la creación de Michael Thonet. Intégralo en un comedor con este tipo de sillas, una mesa de madera maciza y un aparador buffet antiguo. Si añades una vitrina con platos heredados, la escena te cautivará.
  • La butaca mecedora Adirondack actual aparece fabricada con tablas de madera planas. Quedan de maravilla en el porche, con cojines coloridos a la última.
  • Una butaca balancin tapizada y mullida es la ideal para la lactancia. Combínala con las cortinas, la colcha y la alfombra de la habitación del bebé.