Butaca nórdica

Butaca nórdica

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Butaca nórdica:la guía Westwing

Las butacas son algunos de los asientos más cómodos que solemos tener en la casa y hacia los que corremos cuando necesitamos relajarnos. Una buena butaca tiene que ser, sobre todo, cómoda, acogedora y por supuesto, tener mucho estilo.

Regístrate en Westwing y encuentra la butaca nordica que siempre has querido, además de valiosos consejos de decoración en nuestra guía de estilo. Únete a nuestro club de compras y encuentra la inspiración que necesitas para decorar tu casa.

Una butaca nordica para cada miembro de la casa

Los muebles de diseño nórdico se caracterizan por su diseño de aires vintage y por su pragmatismo. Suelen ser de madera combinada con tonos pastel. Podemos encontrar una butaca nórdica clásica, de líneas sencillas, con patas lisas de madera en postura abierta y con el asiento, respaldo y brazos diseñados en la misma pieza. Al igual que las mesas y sillas del estilo, este tipo de asientos suelen tener estas características patas y formas redondeadas en el resto de piezas. Su sencillez permite que podamos colocar más de una butaca nordica sin que la habitación luzca recargada. Colocar una butaca nordica para cada miembro de la familia quedará muy acogedor. Y, si las colocamos en un área del salón cercana al sofá será ideal para cuando haya visita, ya que todos podrán estar cómodos.

butaca nórdica

Trucos para decorar tu butaca nordica

Cuando decores con estos asientos no tienen por qué ser iguales, puedes poner alguna butaca nordica de un color o tamaño diferente para darle un toque divertido y original. Por ejemplo, puedes poner todas las butacas en azul claro y alguna en amarillo vivo. Son colores propios de la decoración nórdica que van bien con la madera y combinados entre sí. A la hora de añadir cojines, quedarán genial los estampados en zig-zag con fondo blanco. Juega también con las texturas y coloca cojines de lana trenzada o de patchwork, el toque vintage ¡siempre triunfa!. Como siempre, la posibilidad de personalizar muebles permite conseguir una pieza única, a lo cual no podemos resistirnos. Y, por eso, te dejamos algunos trucos de DIY sencillos para restaurar o mejorar una butaca nordica:

  • Forra el asiento con una tela de estampado retro que combine con el resto de colores. Un pequeño toque para un gran resultado.
  • Recicla un taburete y forra el asiento con la misma tela que la de tu butaca nordica. ¿Quién puede resistirse a un reposapiés?