Butaca reclinable

Butaca reclinable

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Butaca reclinable:la guía Westwing

Elige una butaca reclinable para disfrutar en tu casa y comprueba cuánto ganas en calidad de vida. Claro, resígnate, pues el resto de los integrantes de la familia querrán cambiar su sitio en el sofá por el mullido, dulce y adorable que ofrece tu butaca reclinable.

Quizá debas contar con más de una butaca reclinable en tu casa. Pueden ocupar el lugar de otros sillones, que ya no van con tu estilo. Dispondrás de butacas de relax estupendas si te registras ahora en Westwing; descubrirás lo último en butacas de diseño reclinable.

La butaca reclinable, un sillón de máximo confort

La primera butaca reclinable de la historia fue lanzada al mercado en el año 1928. Este novedoso sillón fue creado en una pequeña fábrica situada en Monroe, Michigan, Estados Unidos. Se le denominaba Gossiper, palabra que podríamos traducir como butaca para cotillear, porque permitía sentarse con toda comodidad para hablar por teléfono. Estas butacas reclinables comenzaron a utilizarse como un mueble comodín en su país de origen.

Además, los porches americanos empezaron a cambiar las tradicionales mecedoras de mimbre por estos peculiares asientos reclinables. La firma creadora de aquel primer modelo de butaca reclinable fue La-Z-Boy, propiedad de Edward Knabusch y Edwin Shoemaker. Actualmente las mejores firmas de todo el mundo diseñan sus propios diseños de butaca reclinable, en múltiples estilos, y consiguen también un éxito arrollador.

El entorno perfecto para lucir una butaca reclinable

Una primera impresión te sugiere que una butaca reclinable debería instalarse en el salón, como complemento del juego de sofá y sillones. Pero esa butaca que te quita el sueño puede dar mucho más de sí.

  • ¿Te tienta disponer de una butaca reclinable en tu rincón de lectura? Pues date el gusto. Si eliges una de estilo nórdico, en madera de haya, coloca a su lado una mesilla auxiliar de igual temperamento y una lámpara vanguardista.
  • Instala una butaca reclinable exterior en tu jardín, junto a la piscina, y sabrás lo que es el relax. Protégela con una pérgola e instala cercanos focos de luz, para que las noches de verano tengan una atmósfera inigualable.
  • Tu dormitorio también es perfecto para que una butaca reclinable te brinde su belleza y comodidad. Elige una con tapizado de tono neutro y ponle cojines que combinen con tu colcha y con las cortinas de la habitación.