Butaca roja

Butaca roja

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Butaca roja:la guía Westwing

Sentarse a descansar después de un largo día en una butaca es uno de los pequeños grandes placeres de la vida. Ya sea para ver la tele, leer o trabajar un rato con el ordenador portátil, este asiento nos acoge cómodamente en sus brazos.

Una butaca roja puede ser un elemento muy original si se elige y coloca con estilo. Regístrate en nuestra venta privada de Westwing para encontrar la butaca roja perfecta y sigue leyendo para saber cómo y dónde colocarla.

Una butaca roja para gobernar la casa

Sentarse en una butaca da cierto aire de autoridad. Es inevitable sentirse el rey o la reina de la casa y es parte del encanto de este tipo de sillón. Además de a la realeza, si hay algo que nos evoque una butaca roja es al cine. Los amantes del séptimo arte no pueden resistirse a elegir este color para hacer un cameo en casa. Por supuesto, con algún modelo muy cómodo y con la tela roja propia de los mejores cines.

Y es que una butaca roja nos vale para cualquier estilo, ya que encajará en todo tipo de decoración si elegimos el diseño adecuado. Si tenemos una decoración industrial, quedará genial una sin brazos y con pie metálico giratorio: un aire retro de oficina estadounidense propio de los 50. Y siguiendo por la senda de lo vintage, una idea original es recuperar un viejo sillón de peluquería y convertirlo en una butaca roja que, además de cómoda, será una pieza de decoración de lo más vanguardista.

butaca rosa

Una butaca roja para cada estilo de decoración.

Una butaca roja puede encajar en cualquier tipo de decoración si elegimos el modelo adecuado. Los amantes de la decoración romántica no podrán resistirse a este asiento de estilo victoriano. Si la elegimos con las patas y adornos en metal brillante y con algunas tachuelas de cristal, será la protagonista allá donde la coloques. Bien sea junto a una puerta en un pasillo amplio, en el recibidor junto a una lámpara de pie, o en el rincón de un gran dormitorio blanco para que destaque. Y para los que quieran volver a hacer un cameo de cine, no lo habrá mejor que elegir un diseño setentero al más puro estilo Kubrick.

Encajará en cualquier tipo de decoración a la que le venga bien una pincelada vintage, por ejemplo el estilo scandi. Por supuesto, todos los amantes del DIY encontrarán en una butaca roja el sujeto perfecto para experimentar un poco y transformarla a diferentes estilos.

  • Si cuentas con una clásica y quieres convertirla en una pieza original, forra alguna de sus partes (cojín, respaldo, brazos…) con una tela blanca y roja estampada. ¡Cambiará por completo!
  • Añade adornos metálicos en lugares que no molesten al sentarte, como tachuelas, para decorar los brazos y respaldo. ¡Quedará una butaca roja de lo más rockera!