Butacas antiguas

Butacas antiguas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Butacas antiguas:la guía Westwing

Nos encantan las butacas antiguas, muebles que adquieren un protagonismo especial como parte de los detalles vintage de una casa que, como bien sabes, están absolutamente de última moda. Sillas de diseño, distintos aparadores retro y preciosas butacas antiguas son piezas que, sencillamente, no te pueden faltar.

Elegantes y portadoras de un intenso aire evocador, las butacas antiguas lucen de maravilla en diversos rincones de una casa decorada con estilo. Este es el momento ideal para disfrutar de estas butacas únicas. Quédate con las más selectas, ¡inscríbete en la venta privada de Westwing!

Butacas antiguas que despiertan agradables emociones

A medida que descubras nuestras propuestas en butacas antiguas reconocerás diversos estilos, a cuál más espléndido. Verás butacas antiguas isabelinas, con ese inconfundible respaldo redondeado o tendiente a oval. Se ven geniales en composiciones estupendas, junto a sofás de dos cuerpos de su mismo estilo, o donde intervenga un chaise longue con fuertes pinceladas antiguas, en madera noble tallada y tapizado de terciopelo o gobelino.

Como fondo de la escena puedes incluir un soberbio aparador alto con sectores para libros, algún jarrón exclusivo, figuras antiguas de porcelana y alguna valiosa pieza decorativa, que también tenga importancia sentimental. Un espacio como este puede incluir una gran alfombra persa y una bonita palma, para aportar un toque verde que siempre queda fantástico. Dos de estas butacas pueden ser las cabeceras de un adorable comedor ecléctico, acompañadas por sillas escandinavas de estilo años cincuenta, además de una gran mesa señorial y un aparador rústico.

Espacios de revista con diferentes butacas antiguas

En función del diseño de las butacas antiguas que coloques, además de los muebles que las acompañen, conseguirás distintos efectos y expresividad en tus habitaciones.

  • Elige varias butacas antiguas diferentes y crea una mini sala de cine en tu casa. Añade un aparador bajo de madera maciza, donde estará la pantalla y otros equipos, cuadros con temáticas de cine y una alacena roja vintage, donde guardarás snacks y bebidas para agasajar a tus espectadores.
  • Dos butacas antiguas sin respaldo, de asiento cuadrado y mullido, pueden oficiar como pies de cama en tu habitación. Elige textiles claros y madera, e instala un cabecero capitoné conjuntado con una butaca descalzadora retro y un tocador shabby chic.
  • Dos butacas patchwork de estampados florales serán el no va más de un recibidor flower power, junto a un gran espejo con identidad similar, un perchero atrevido y, para equilibrar, paredes blancas y una moqueta elegante de color crudo.