Butacas vintage

Butacas vintage

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Butacas vintage:la guía Westwing

Estilosas y evocadoras del pasado, las butacas vintage constitiuyen piezas básicas en la decoración de una casa moderna. Una butaca vintage es, realmente, una silla de diseño con brazos, asiento y respaldo finamente tapizados, generalmente mullidos. Se asemejan a confortables sillones, aunque las distingues porque su tamaño es menor.

Existen butacas vintage de formas sofisticadas o convencionales, revestidas en telas de colores discretos o en coloridos estampados. Todas consiguen sorprenderte, y muchas te enamoran a primera vista. Puedes integrarlas en un espacio retro o de otros diversos estilos. ¿Quieres algunas ideas inspiradoras? Inscríbete en Westwing y las descubrirás.

Alma y temperamento de las butacas vintage

El estilo retro y el vintage, asociados a piezas y estilos reinventados de otros tiempos, están a la última. Las mesas y butacas que representan la atmósfera de antaño, las sillas exclusivas, los sofás que lucían en los salones del ayer y las telas retro nos seducen y nos llenan de plácida nostalgia. Las butacas vintage, por su parte, hacen un simpático guiño a aquellos modelos, creados por diseñadores de primer nivel, que en su momento de modernidad causaron furor.

Desde las más sencillas hasta las que transmiten lujo y extrema distinción, las butacas vintage jamás quedarán en desuso en distintos espacios de una casa bien puesta. Puedes crear un efecto visual impresionante en tu comedor si usas la misma tela para tapizar el asiento de unas sillas Thonet y una butaca de algún modelo que te guste. Colócala en una esquina solitaria del comedor, junto a una lámpara de pie estilo años 50, y darás vida a ese rincón.

butacas vintage de terciopelo

Butacas vintage que añaden magia a tu casa

Con brazos destacados o minimales, de respaldo alto o bajo, con estructuras de madera o de metal, las butacas vintage sobresalen por su diseño y por los detalles que les aportan singularidad. Verás de terciopelo, de telas bohemias y mil alternativas más. Nada les queda mal a las icónicas butacas vintage, y saben actuar como cabeceras de mesas de madera señoriales y junto a mesillas retro. Fíjate:

  • En el dormitorio, dale la funcionalidad de butaca descalzadora y combínala con el banco para pies de cama. Un conjunto de cama y mesillas en estilo neoclásico, en madera maciza, te quedaría fantástico.
  • En el salón, sustituye los sillones que suelen acompañar a los sofás por dos butacas vintage que pueden ser diferentes, para que te quede un espacio resultón. Coloca una alfombra kilim persa, muchos cojines shabby chic de crochet, dos plantas elegantes y, como fondo, una vitrina vintage iluminada, con platos antiguos.