Cabeceros de forja

Cabeceros de forja

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cabeceros de forja:la guía Westwing

Una buena manera de personalizar nuestra cama y darle un toque único e individual a nuestro dormitorio es colocar un cabecero de cama. Hoy en día hay una amplia gama de diseños y materiales entre los que podemos elegir. Los cabeceros de forja son muy versátiles y adaptables, fáciles de combinar con diferentes estilos de decoración, como por ejemplo el vintage.  

En Westwing nos encantan los cabeceros de forja: creemos que le da un soplo de romanticismo a nuestro dormitorio. Los muebles que combinan a la perfección con los cabeceros de forja son los muebles de estilo romántico, o incluso shabby chic para los más atrevidos. Mesillas de noche en colores pastel o madera envejecida, espejos de diferentes formas, sillas acolchadas, armarios blancos con cajoneras y patrones florales para las paredes. ¡Déjese inspirar y convierta su dormitorio en un oasis de tranquilidad con un delicado toque romántico gracias a los cabeceros de forja!

 

El detalle que marca la diferencia

Los cabeceros de forja son un elemento adaptable tanto para un dormitorio de matrimonio como para una habitación juvenil. Se trata de un clásico atemporal que combina con muebles de diversos estilos y aporta un toque elegante y distinguido a nuestro dormitorio. Un acierto sería sin lugar a dudas decantarse por un cabecero de forja en colores clásicos como el blanco o el negro.

Para los más manitas de la casa, proponemos un cabecero de forja DIY. Si disponemos de un antiguo cabecero de forja de nuestros padres o abuelos, podemos restaurarlo y conservar una reliquia familiar a la vez que decoramos nuestro dormitorio con un objeto característico y personal. El estado del cabecero de forja probablemente no sea el ideal, sobre todo, debido a las inclemencias del tiempo y a la humedad del lugar donde haya estado guardado. Por esta razón, lo ideal sería volver a pintar nuestro cabecero de forja. De esta manera, podemos elegir un color que combine con el resto de los muebles de nuestra habitación.

Antiguamente, el cabecero era la pieza más importante de la cama y no se podía plantear la existencia de este mueble sin él. Hoy en día podemos darle un soplo de vida a nuestro dormitorio con este particular elemento.