Calculadora

Calculadora

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Calculadora:la guía Westwing

Los que desde bien pequeños no estamos hechos para los cálculos siempre asociaremos la calculadora a nuestros años de escuela y a la antipatía que sentíamos por las matemáticas. Para muchos, la calculadora era nuestra única salvación cuando teníamos que hacer los deberes y no es de extrañar que los más traviesos la buscásemos a escondidas en la oficina de nuestra casa para terminar más rápido nuestras tareas.

En Westwing hemos llegado a la conclusión de que la calculadora es uno de los inventos más útiles de la historia. De hecho, con el paso de los años, las operaciones del día a día se han vuelto cada vez más complicadas y hay que reconocer que la calculadora ha pasado a ser un objeto imprescindible para todos. La gran mayoría de profesionales no podrían hacer su trabajo sin calculadora. Sus beneficios son tantos que prácticamente no existe dispositivo que no lleve integrada una calculadora entre sus funciones. ¡Descubre con Westwing curiosidades sobre la calculadora y elige tu preferida!

ORIGEN DE LA CALCULADORA: LOS MISTERIOS DE LAS CIENCIAS EXACTAS

Hoy en día las calculadoras están al alcance de todos. En el pasado, en cambio, solo muy pocos estudiosos conocían los cálculos. Te invitamos a dar un paseo por los ingenios de las matemáticas para descubrir algunos de los instrumentos que han protagonizado la historia de su ciencia.

  • El ábaco: Una de las calculadoras más antiguas es el ábaco. Esta calculadora tiene su origen en la antigua Mesopotamia y se usaba para calcular sumas, restas y multiplicaciones, también conocidas como operaciones aritméticas sencillas. Se representaba en un marco de madera que contenía barras paralelas, a través de las que se deslizaban las bolas que ayudaban a contar las unidades.
  • El mecanismo de Anticitera: Se trata de una calculadora mecánica que antiguamente servía para calcular la posición de los planetas, del sol y de la luna. El descubrimiento del primero de estos mecanismos tuvo lugar hacia el año 200 a.C. cerca de la isla griega a la que debe su nombre: la isla de Anticitera. Gracias a su mecanismo de ruedas de bronce y a las inscripciones de los signos astronómicos de la Antigua Grecia se podían incluso prever los curiosos eclipses.
  • El reloj calculador de Wilhelm Schickard: Esta calculadora tiene su origen en el año 1623 y es la primera calculadora automática de la historia. Este matemático alemán creó esta calculadora que sumaba y restaba números de hasta seis dígitos, por lo que supuso toda una revolución en la ciencia del cómputo.

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: LA CALCULADORA MÁS RETRO

Como no podía ser de otra manera, la llegada de la Revolución Industrial en Europa trajo a la era científica numerosos avances, por lo que las calculadoras también progresaron rápidamente.

  • La regla de cálculo: Una calculadora mucho más moderna es la conocida como regla de cálculo. Podía calcular operaciones analógicas complejas y era una herramienta clave en las oficinas de los ingenieros de los años 50. A finales del sigo XX fue desapareciendo su uso. Para los amantes de la ciencia y para los que nos encanta el estilo retro esta calculadora es toda una pieza de museo.
  • Calculadoras de bolsillo: En 1970 se fabricaron las primeras calculadoras de bolsillo. Funcionaban con baterías y tuvieron tanto éxito que no tardaron en venderse a nivel internacional. Estas calculadoras también son piezas de coleccionista y pueden dar un toque muy retro en tu oficina.

LA CALCULADORA ALLÁ DONDE VAYAS

Hoy en día trabajamos con números a todas horas y siempre llevamos una calculadora a mano, ya sea en nuestro reloj de pulsera, en el teléfono móvil y por supuesto, en nuestro ordenador portátil. Y es que aunque muchos dispositivos informáticos ya dispongan de hojas de cálculo, en Westwing creemos que la calculadora es el artículo de oficina estrella.

La calculadora reúne además estilo y utilidad y en muchas ocasiones puede ser el regalo perfecto. Por esta razón hoy en día podemos encontrar calculadoras de todos los colores y tamaños que combinan fácilmente con el estilo de nuestra casa u oficina. Para niños te aconsejamos las calculadoras de colores, siempre más originales y fáciles de usar para los matemáticos más pequeños. En Westwing nos encantan las calculadoras blancas y plateadas que quedarán genial independientemente del color de tu escritorio. ¡Toma nota de los consejos de Westwing y hazte ya con tu calculadora!

Próximas campañas