¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Calderas:la guía Westwing

Las calderas ya las utilizaban las brujas en la Edad Media para hacer sus brebajes, pero hoy en día nosotros disponemos de las nuestras aunque adaptadas a los tiempos modernos para hacer nuestras propias comidas.

Las calderas que tenemos hoy en las cocinas son perfectas para hacer comidas voluminosas, muy recomendadas sobre todo si se trata de comidas que necesitan removerse con cuidado. Ni en las ollas ni en las sartenes podemos encontrar una superficie igual.

Con las calderas podemos conseguir momentos mágicos, decoraciones únicas, y sobre todo comidas que nunca podrían saber tan bien cocinadas de otro modo. Como todos sabemos, nuestras abuelas cocinan las comidas más ricas que nadie, y es que la cocina a la antigua usanza es única, requiere más tiempo, más práctica y más paciencia, sí, ¿y qué? Las calderas siguen hoy en día más vivas que nunca gracias a todas estas propiedades. Los amantes de la cocina y el hogar, no podrían dejar pasar una oportunidad como esta de ofrecer estos servicios en su casa, además dan un aire retro que te permitirá crear ambientes verdaderamente acogedores y únicos.

Calderas sobre la hoguera

Para los más románticos esta es una de las formas de cocinar más especiales, poner las calderas directamente sobre la hoguera en la terraza, jardín o cualquier otro espacio abierto. Todos conocemos bien las propiedades de una fogata: calorcito, paz y tranquilidad, con las calderas podemos disfrutar de una buena fogata, sentarnos junto a ella en nuestros sofás y sillas de jardín para pasar una velada inolvidable. Mientras disfrutamos de todo esto, las calderas permanecen en el centro, al alcance de todo el mundo. Se puede remover su interior con un simple palo de madera, y posteriormente disfrutar de una comida recién hecha al alcance de todo el mundo.

Fabadas, carnes ahumadas, pescados, sopas y todo tipo de cocidos, disfruta de las comidas más exquisitas alrededor de la hoguera. Además, la comida hecha directamente sobre el fuego sabe mucho mejor que cocinada con gas, las ventajas de las calderas son muy grandes.

Desde el punto de vista decorativo, sus virtudes son evidentes, un trípode, una fogata, la caldera, y todos a su alrededor, una imagen sin duda acogedora y muy agradable. Es perfecto para disfrutar con tu pareja, con tu familia o con tus amigos.

Las calderas proveen a cualquier espacio de un ambiente medieval, esta apariencia se debe a su combinación entre la fogata y los materiales de los que está fabricada: hierro fundido, cobre o esmalte. Cada una ofrece unas ventajas y desventajas pese a que todas se vean con un look parecido. Las calderas de hierro fundido son excelentes para mantener el calor del fuego, mientras que las ollas de cobre tienen unas propiedades especiales de cocción.

Calderas para el agua caliente

Estas calderas son el sustituto natural del hervidor de agua. Resultan un híbrido entre la olla y el hervidor de agua. Destacan porque son muy estéticas y cómodas de usar, simplemente llénalas de agua y ponlas al fuego hasta que empiece a silbar. Este silbido significa que el agua ya está hirviendo, lista para hacerte un té, una sopita instantánea y cualquier cosa que necesites. Lo mejor sin duda es su aspecto, y es que estas calderas son muy decorativas, aunque no las uses quedan muy bonitas en tu cocina, y si tienes visitas seguro que serán todo un reclamo, el centro de atención en la hora del té.

Como podemos ver no solo existen las calderas en los cuentos de Harry Potter, toda esta magia y encanto puede trasladarse también a nuestro hogar.