Camas juveniles

Camas juveniles

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Camas juveniles:la guía Westwing

Aunque a veces nos cueste aceptarlo, nuestro niños crecen. Esto significa que muchas cosas se les quedan pequeñas; la ropa, los zapatos, los juguetes y, por supuesto, sus cuartos infantiles. Es posible que si estás leyendo esto es porque tu hijo o  hija te ha dicho que quieren cambiar su habitación, ¡porque ya no son niños pequeños!

Los colores, los motivos infantiles -como princesas, hadas o piratas- o los muebles pequeños y monos forman ya parte del pasado para un niño o una niña casi adolescente. Es momento de cambios y entre esos cambios se incluyen, por supuesto también, el cambio de cama.

La importancia de las camas juveniles

Dormir bien es esencial para el correcto desarrollo de un niño y de un adolescente. Es por esto que todos los padres se preocupan de que el cuarto de sus hijos cumpla con las condiciones necesarias para un adecuado descanso.

Los niños y adolescentes por su parte, se preocupan más de que su cuarto sea “guay”, y sabemos que la definición de lo que es o no “guay” puede cambiar radicalmente de un año para otro. En estos años suele ser también común que las camas juveniles no sean solo un lugar de descanso, sino que también se conviertan en un lugar donde pasar tiempo con los amigos o simplemente leyendo o navegando por internet. Sea como fuere, la camas juveniles se convierten en este momento de sus vidas en el punto central de sus cuartos y debemos tener en cuenta algunos criterios a la hora de elegirlas.

Criterios para la elección de las camas juveniles

En primer lugar es importante tener en cuenta en estos momentos las preferencias del adolescente. Las camas juveniles que pueden ser convertidas en un sofá por el día son muy populares, también aquellas que tienen espacio en la parte de abajo para almacenar cualquier cosa.

Para realizar la mejor elección es importante tener en cuenta sus preferencias pero no olvidar en ningún momento la importancia que tiene este elemento. Y es que al fin y al cabo, las camas juveniles deben ser ante todo un lugar donde nuestros hijos puedan descansar bien. El espacio que tenemos disponible pondrá también límites a nuestras opciones, y es que la cama debe ajustarse de manera correcta a los espacios de la habitación.

Complementos para camas juveniles

Por supuesto que cuando hablamos de camas en dormitorios juveniles no solo nos referimos a la estructura y el colchón. Una vez elegidas estas dos cosas, necesitamos pensar en que ropa de cama, almohadas y cojines vamos a colocar para complementar el conjunto.

De nuevo, el adolescente tiene la última palabra – o casi – en lo referente a los colores o motivos que quiere en los elementos textiles de su cama. Afortunadamente existen infinitas posibilidades con lo que, estamos seguros que encontrarás algo que le guste. Las camas juveniles suelen también ser complementadas con todo tipo de cojines o almohadones para hacer de ellas un lugar cómodo donde poder pasar la tarde haciendo los deberes, escuchando música o chateando con los amigos.

Próximas campañas