Cazo

Cazo

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cazo:la guía Westwing

Son muchas las personas que disfrutan cocinando. Para ellas, ponerse un delantal y preparar un delicioso ágape con una buena música de fondo es sinónimo de relax y deleite. Pero, tanto si eres de los que se apasionan con los fogones como si lo haces por pura obligación, lo mejor es disponer de una cocina cómoda y bien organizada, en la que no falte de nada y que también sea bonita, para que podamos trabajar a gusto. El cazo es un utensilio auxiliar elemental muy útil a la hora de preparar salsas y calentar o cocer pequeñas cantidades de alimentos. Además, también puede servir como elemento decorativo.

No te pierdas nuestros consejos y descubre tu cazo perfecto con Westwing. Regístrate en nuestro club de compras y encuentra todo tipo de instrumentos de cocina prácticos y elegantes, así como numerosas ideas sobre muebles y decoración.

EL CAZO: INDISPENSABLE EN TODA COCINA

El cazo se diferencia de una olla o una cazuela porque suele ser más pequeño y tiene un solo mango alargado, en lugar de dos pequeñas asas redondas a cada lado. Pero, aunque pueda parecer un utensilio secundario o menos importante, en realidad, todo buen chef querrá tener un cazo a mano cuando cocina. Calentar la leche para la bechamel, derretir chocolate o caramelo, cocinar una salsa… Las utilidades del cazo son infinitas.

Una buena idea es tener varios cazos de distintas dimensiones siempre cerca para poder cocinar como el mejor profesional. En cuanto a los materiales, el más común es el cazo de acero inoxidable, un tipo de metal que no se corroe y que es ligero y fácil de limpiar. Para conseguir que el calor se distribuya de una manera más uniforme, algunos cazos tienen una capa de aluminio entre capa y capa de acero inoxidable. También encontrarás otros modelos de aluminio recubierto de teflon, aunque se deterioran con más facilidad.

EL ARTE DE LA PRACTICIDAD

Las cocineras de antes tenían que ceñirse a la falta de variedad que había en el mercado. Hoy, en cambio, es fácil encontrar un cazo para cada cosa. Cuando elijas el tuyo, intenta que el mango sea cómodo y ergonómico, para que manejarlo sea fácil y práctico. También son recomendables los modelos que tienen la base y los lados gruesos, puesto que así los alimentos se cocinarán mejor.

Pero, más allá de servir para cocinar, el cazo también puede desempeñar una función decorativa estupenda. Algunas cocinas disponen de ganchos grandes para poder colgar en ellos los cazos y ollas. Es una fórmula que suelen usar los profesionales, para tenerlo siempre todo al alcance, pero que también da un toque de sofisticación y diseño a la cocina. En lugar de ganchos también puedes exponer tus cazos en estanterías abiertas o de cristal.

¿A qué esperas? Inscríbete en Westwing y llévate a casa el cazo de cocina que más te guste.