Cesta de la compra

Cesta de la compra

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cesta de la compra:la guía Westwing

Una cesta es ante todo algo romántico: nos recuerda a como Caperucita Roja se paseaba por el bosque con el pan y el vino, de camino a visitar a su abuela. Con todo perfectamente embalado en una cesta de sauce, rodeada de una hermosa tela de algodón. A pesar del final de la historia, esta idea es simplemente maravillosa. Las modernas cestas de la compra son algo diferentes.

 

La cesta de la compra

Cestas de la compraAunque las viejas cestas de la compra son todavía algo hermoso y más de un nostálgico no puede dejar de llevar una de ellas, tienen una desventaja importante: ¡pesan mucho​​! Y si usted está transportando no sólo una barra de pan y una botella de vino, sino la compra entera de una semana, la cesta de la compra no debe añadir más peso extra. Además las típicas cestas de la compra de mimbre son poco flexibles y no pueden llevar cosas demasiado voluminosas.

Nuevas cestas de la compra

Una cesta de la compra hecha, por ejemplo en sisal, es ligeramente más dúctil que el mimbre o la paja. Son especialmente populares las grandes cestas redondas, pintadas con motivos africanos que provienen de la artesanía tradicional de África. Estas cestas además aseguran el uso de materiales naturales y el respeto al medio ambiente. En esta cesta de la compra podemos meter holgadamente todas las cosas que compremos en el mercado y volver a casa tranquilamente, paseando con ella.

La cesta de la compra reinventada

Una cesta de la compra de paja es muy hermosa, y tiene algunas ventajas. Pero los nuevos materiales como, por ejemplo, el metal y el plástico han ido apartando a la cesta de la compra tradicional de la escena. El aluminio no sólo es increíblemente resistente y duradero, pero también puede ser muy ligero. Con los tejidos de plástico ocurre lo mismo:  son ligeros, plegables, flexibles, amplios, prácticos y robustos. Además tanto el plástico como el aluminio son extremadamente durables y difíciles de romper. Es posible que la Caperucita de los cuentos de este milenio ¡lleve una cesta de la compra de estos materiales!

Próximas campañas