¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cocina africana:la guía Westwing

Pocas gastronomías ofrecen tanta variedad y contrastes como la cocina africana. Cada país tiene su propia identidad culinaria, con ingredientes específicos y costumbres propias en cuanto a comida, y la influencia de otras culturas ha dejado también su huella en los más variopintos platos de nuestro continente vecino.

Adentrarse en la cocina africana es emprender un viaje fascinante en el tiempo y el espacio. Westwing quiere transportarte con cada bocado a coloridos mercados, paisajes naturales de película y aldeas tradicionales donde se encuentra la auténtica esencia de esta tierra.

FUSIÓN DE CULTURAS

África es un territorio que abarca una gran diversidad étnica y – por supuesto – gastronómica. Este continente es un verdadero crisol de culturas: las distintas rutas comerciales, el colonialismo y las civilizaciones vecinas han dado forma a un arte culinario singular con recetas muy variadas, aunque sigue habiendo zonas en las que el influjo extranjero es mínimo. Los fenicios, cartaginenses, turcos otomanos, árabes, indios, europeos e incluso los nuevos sabores que procedían del Nuevo Mundo han marcado las costumbres en cuanto a platos en las distintas regiones. Por su parte, la cocina africana también ha dejado su huella en Europa, Estados Unidos y Brasil, entre otros.

SABORES DE LA COCINA AFRICANA

Cocina africana

Aunque tendemos a considerarlo como una unidad, los países que forman el continente africano son realmente heterogéneos, ya que cada uno de ellos tiene una cocina nacional y las diferencias son notables.

El norte de África tiene un cierto parecido con nuestra propia dieta mediterránea; en sus recetas abundan las legumbres, verduras y carnes. El plato más conocido de esta región es el cuscús, de origen bereber y que se prepara a base de sémola de trigo. En África Occidental, los platos a base de arroz o patatas son muy populares, ya que aportan mucha energía. El pescado es también muy importante y suelen utilizar especias muy picantes como condimento. Una de las recetas más típicas de esta zona es el fufu, oriundo de Ghana y que se cocina con raíces cocidas y molidas.

Si viajamos al centro del continente, descubriremos que es la región más tradicional en cuanto a gastronomía, ya que las influencias exteriores son relativamente recientes. Los ingredientes más comunes son la cassava y el plátano; el ganado es escaso en esta zona, por lo que en ocasiones se cocina la carne de animales como el mono o el antílope. Uno de los platos predilectos es el kwanga, una pasta de yuca que se sirve en hojas de plátano.

En África Oriental predominan el pescado y el maíz. Debido a su tradición nómada, apenas se consume carne aunque sí su sangre y su leche. Es la zona con más vestigios indios, que trajeron el curry y los estofados de lentejas; por su parte, los portugueses importaron frutas desde sus colonias asiáticas. Uno de los alimentos más frecuentes es una mezcla de harina de maíz y caldo: el ugali tanzano.

Por último, la cocina del sur es la más variada y la que bebe de más fuentes, por los muchos intercambios culturales y comerciales en la región. Los productos del mar, la caza y la fruta son los principales protagonistas. Un ejemplo de este recetario es el biltong, carne seca especiada originaria de Sudáfrica.

En cuanto a bebidas, el vino de palma y las cervezas a base de plantas locales son muy comunes. En países como Etiopía, el café es fundamental y no se toma a la ligera: antes de servirlo, es necesario ejecutar un elaborado ritual que incluye lavar y tostar el grano, ofrecerlo a los invitados para que puedan aspirar su aroma y servirlo de forma que recuerda al escanciado.

UN TOQUE DE ÁFRICA EN TU COCINA

Cocina africana

A pesar de su riqueza, la dieta africana es todavía una gran desconocida en nuestras latitudes. Aunque gradualmente vamos añadiendo algunas recetas de esta cocina a nuestro día a día, casi cualquiera que decidas preparar será una gran sorpresa para tus invitados. Por su sabor y exotismo, te proponemos cocinar un plato tradicional sudafricano: el bobotie, un pastel de carne que se sirve con arroz o verduras.

Necesitaremos un kilo de ternera picada, dos cebollas y dos dientes de ajo, cuatro huevos, una cucharadita de azúcar y otra de curry, un puñado de pasas, 50 gramos de almendras laminadas, tres rebanadas de pan blanco sin corteza, un vaso de leche, la ralladura de un limón y sal, pimienta, laurel y cúrcuma al gusto.

Precalentamos el horno a 180° y remojamos el pan en la leche hasta que quede blando. Ponemos aceite en una sartén, picamos las cebollas y los ajos, y los sofreímos. Añadimos el curry y el azúcar y lo dejamos pochar un par de minutos. Entonces, incorporamos la carne y freímos a fuego medio, removiendo constantemente para que no se pegue. Cuando la carne esté medio hecha, agregamos uno de los huevos batido y mezclado con el pan escurrido. Ahora es el momento de salpimentar y de añadir las especias, la ralladura del limón y las pasas.

Terminamos de dorar la carne y batimos los tres huevos restantes con el resto de la leche y las almendras. Retiramos el laurel y ponemos la carne en una fuente. Después, vertemos la mezcla de huevo y almendras por encima. Por último, lo dejamos cuajar en el horno durante unos 15 minutos. Voilá! Uno de los platos más nutritivos de la cocina del sur del continente. ¡Que aproveche!

Próximas campañas