Colchas de patchwork

Colchas de patchwork

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Colchas de patchwork:la guía Westwing

El patchwork es una técnica artesanal mediante la cual cosiendo tipos diferentes de telas obtenemos creativas y coloridas piezas textiles tales como colchas, mantas, almohadas, cojines, etc. Esta original forma de unir telas surgió en el Antiguo Egipto y llego a su apogeo en Estados Unidos a finales del siglo XVIII y principios del XIX. En aquel momento, coser diferentes retales era una solución a la falta de textiles en casa. Ahora el patchwork se sigue conservando pero por motivos muy diferentes. Las colchas de patchwork siguen estando presentes en los dormitorios ya que aportan colorido y personalidad a nuestras estancias. Además, quedarán estupendas tanto en el cuarto de los más pequeños, por su aire desenfadado y juvenil; pero también encontrarás colchas de patchwork para las habitaciones de los mayores.

En Westwing vas a descubrir las mejores ideas para decorar las camas de tus habitaciones con estas tradicionales colchas de patchwork y además, te vamos a mostrar creativas propuestas. Estamos seguros de que este tipo de colchas te van a encantar y te vas a unir al mundo del patchwork.

El patchwork es un estilo versátil y desenfadado que no se guía por ninguna norma. Bueno sí, la de dejar volar la imaginación y mezclar patrones, estampados, colores y formas. Hacer patchwork es una forma estupenda de pasar el tiempo, solo o en compañía, que despierta la imaginación y, además, relaja. La ventaja del patchwork respecto al ganchillo, es que necesitamos menos tiempo, y además si no consigues coger el truco al arte del crochet, el patchwork es una alternativa para hacer manualidades en casa. De esta forma te conviertes en el diseñador de tus propios accesorios ya sean para salir a la calle con una nueva bolsa, hacer un regalo especial a una amiga o familiar o para decorar tu casa, como con manteles, cojines o una bonita colcha para el salón o el dormitorio.

Con los diferentes tipos de colchas y mantas se puede dar un toque muy especial al dormitorio, como por ejemplo reinventando los muebles más viejos y gastados, todo de acuerdo a los deseos e ideas de los habitantes de la casa. Si te gustan las colchas de colores y con un aire único y original, las colchas patchwork son tu elección. Ya se trate de colchas de patchwork compradas por Internet o cosidas a mano por la abuela, sin duda serán el centro de atención del dormitorio.

Colchas de patchwork – joyas de colección con un estilo especial

Como todo en la vida, los diseños de nuestras colchas y edredones son cuestión de gusto, y esto también se aplica a las colchas de patchwork, que debido a sus patrones estampados y combinación extravagante de colores, no gustan a todo el mundo. Su aspecto tan especial e inusual se debe a que las colchas de patchwork se fabrican cosiendo pequeños retales de tela con motivos distintos, creando un collage a todo color.

Patchwork se refiere a una pieza tejida mediante la unión de pequeños trozos de telas diferentes, dando como resultado una colcha, un mantel o paños de diferentes estilos y tamaños. Las colchas de patchwork, por tanto, son consecuencia de la costura de diferentes piezas de tela, con colores y materiales diferentes, a una base textil más amplia. Los materiales más utilizados para fabricar este tipo de colchas son el algodón, el cuero, el fieltro, o la lana, consiguiendo una mezcla de lo más espectacular.

Para descubrir el origen de las colchas de patchwork debemos remontarnos a una época anterior al nacimiento de Cristo. Las primeras colchas de patchwork conocidas datan del año 1000 a.C., hechas a partir de pieles de gacela en Egipto. Las colchas de patchwork tienen una larga tradición, especialmente en Gran Bretaña y en los Estados Unidos.

Diseños únicos e irrepetibles con colchas de patchwork cosidas a mano

Coser una colcha de patchwork a mano es más fácil de lo que nos imaginamos, y hoy en día existen un montón de videos informativos y tutoriales en Internet con instrucciones muy útiles y detalladas. Para los más atrevidos, pueden mezclar pequeños retales de colores y estampados elegidos al gusto, y coserlos sobre la colcha de la manera que más les guste, consiguiendo una manta única e irrepetible. Las pequeñas piezas de tela se pueden coser de dos formas diferentes: unidas unas a otras, o haciendo diferentes puntos de costura, por lo que el resultado será diferente al elegir un estilo u otro.

Posibilidades de uso de las colchas de patchwork – tan variadas como sus diseños

Las colchas de patchwork pueden utilizarse en infinidad de espacios y para diferentes usos. En el dormitorio, las colchas de patchwork son ideales para cubrir la cama, dando un toque de color y originalidad a la habitación.

Como manta para el salón, una colcha de patchwork es ideal para acurrucarse cómodamente en el sofá o el sillón, sin dejar de perder el estilo original y toque personal que solo este tipo de mantas pueden ofrecer.

Las habitaciones infantiles son el lugar por excelencia de las colchas de patchwork. Con su intensidad de colores y estampados, llenan de viveza y alegría los dormitorios de los más pequeños. La ventaja de este tipo de colchas en las habitaciones individuales es que gracias a sus infinitas posibilidades de diseño pueden adaptarse a las diferentes edades y necesidades de los niños, desde que nacen hasta que se convierten en jóvenes.

Ya sean colchas de patchwork cosidas a mano con restos de telas, o compradas ya confeccionadas, o como regalo de algún amigo o familiar – todas son piezas exclusivas y únicas, perfectas para decorar cualquier ambiente y situación.

Próximas campañas