¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Columpios:la guía Westwing

¿A quién no le gusta esa sensación que sentimos en un columpio? ¡Todo el rato arriba y abajo! Desde pequeños nos gusta subirnos a los columpios, y pasar el tiempo montados en ellos disfrutando. ¡Nunca se hace aburrido!

Los columpios son para los niños, y a veces para los no tan niños, una fuente única de relajación y bienestar, ¡qué divertidos son! Nada como disfrutar de ese movimiento arriba y abajo todo el rato, ¡y seguir el ritmo! Por todo esto son cada vez más los adultos que disfrutan de los columpios, la sensación que te dan es simplemente estupenda. Muchos hogares cuentan con columpios en su jardín, y es que, ¿qué mejor manera que tener tu propia zona de relajación en casa?

Cuando hablamos de columpio, nos referimos a cualquier tipo de asiento que cuelga y que es utilizado para balancearse de un lado a otro. Se trata de un accesorio lúdico que forma parte de la infancia y los juegos de todos los niños. Seguro que tu también has pasado ratos en un columpio, y tus padres, y quizás también los padres de tus padres. Los columpios llevan con nosotros desde la antigua Grecia, y es que, es muy fácil improvisar este tipo de juguetes sin pagar un gran precio.

Columpios – más que un juguete para niños

Si no quieres tener un parque en tu jardín pero te gustaría tener algo relajante para tí y para los niños: ¡columpios es lo que necesitas! Normalmente, los columpios están sujetos a un banco de andamio -ya sea de metal o madera- y están diseñados para una o dos personas. Estos son ideales para relajarte mientras tienes una agradable conversación, por ejemplo. El asiento de estos columpios de jardín están disponibles también en madera o en metal, y pueden resultar un elemento decorativo. ¡El lugar perfecto para pasar tus vacaciones o tu tiempo libre es un columpio! Si puede ser, no hay nada como tener tus columpios debajo de un árbol, así, cuando te montes a los columpios, podrás disfrutar de una agradable sombra.

Si tienes pareja, ¡verás lo divertido que es usar los columpios en pareja! A diferencia de los columpios dobles para niños que simplemente son dos columpios de asiento individual, los columpios dobles aptos para personas mayores son columpios de asiento doble, uno enfrente del otro, ¡como si estuvieras en un barco! Mientras os balanceáis arriba y abajo podréis hablar tranquilamente. Los columpios de pareja, además de ser divertidos, promueven la convivencia y la comunicación.

Si no te acaban de convencer estos columpios dobles y te parecen muy aburridos, o quieres algo más divertido, puedes probar unos columpios nido: columpios en los que la parte del asiento es mucho más grande, ¡y es como si fuera una hamaca! Sin duda, ¡será mucho más que divertido!

No solo juguetes también hay columpios para interiores

Por mucho que te gusten en el jardín, si llueve, ¿qué pasa con el columpio? No los podrás disfrutar ya que el asiento estará mojado. Pero no pasa nada, tenemos una solución divertida e independiente del tiempo. ¿Qué hay más divertido que un columpio colgante dentro de casa? Estos son muy parecidos a las hamacas, solo que ocupan mucho menos espacio. Los hay de distintos tipos de precio.

Si son de madera y fibras naturales darán un toque informal a tu salón. Además, los de asiento de madera pueden combinar genial con tus muebles de salón y con tu decoración. Seguro que serán el centro de atención de tus invitados.

Columpios de juegos para los más pequeños

Por mucho que nos gusten los columpios a los mayores, ¡no hay que olvidar que también son para los niños! Para todos los columpios, pero sobre todo para los columpios de los más pequeños, debemos asegurarnos de que estén firmemente sujetos, para que los columpios no se caigan y los niños no se hagan daño. Es decir, los marcos de los columpios deben de ser adecuados para el peso que van a aguantar. También debes asegurarte de que las cadenas de los columpios no están dañadas. Si compras un columpio individual para colgar en un árbol, para darle un toque antiguo y romántico a tu jardín, lo mejor será que algún experto compruebe antes el estado del árbol y el resultado conseguido con el columpio. Se trata de algo en lo que no se puede escatimar el precio. ¿Te gustaría que tus niños pudiesen jugar en el jardín como si estuvieran en el parque? Puedes añadir un tobogán y un cajón de arena a buen precio, por ejemplo. ¡Les encantará para sus juegos!

Para los más pequeños, existen columpios especiales para bebés, que consisten en  asientos bien seguros en los que tu bebé estará fuera de peligro. También hay modelos tapizados que no dejan moratones, y si todavía quieres más seguridad, no olvides poner arena en el suelo o algún otro material suave para que si el niño se cae en sus juegos no se haga daño.

En cualquier caso, ¡seguro que los columpios que elijas, te darán esa diversión que tanto te gusta! Regala un columpio a los niños, ¡son los mejores juguetes!

 

Próximas campañas