Cometa

Cometa

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cometa:la guía Westwing

Muchos dicen que por muy mayor que nos hagamos, siempre habrá un niño dentro de nosotros, una parte de la infancia que nunca se olvida. Por muchos años que pasen, nuestro niño interior siempre se alegra cuando vemos cosas de nuestra niñez, juguetes con los que solíamos entretenernos de pequeños... y no solo entonces. ¿Por qué no volver a jugar con ellos hoy? Que seamos adultos no quiere decir que no podamos divertirnos como niños.

En Westwing queremos avivar esa parte perdida de la infancia que reside en cada uno, ya que a veces es la mejor manera de escapar del estrés del día a día. La cometa es un juego que seguirá alegrando a niños y mayores. Si vamos un paso más allá, podemos usar las cometas como un artículo decorativo y darle un aspecto jovial y naíf a nuestra casa. En Westwing también podrás  encontrar juegos de todos los tiempos para la decoración de tu casa.

¿DE DÓNDE VIENE LA COMETA?

Las cometas son un juego que lleva con nosotros más de tres milenios ya. Su origen se remonta a la antigua China y su función no tenía que ver para nada con el ocio y el entretenimiento, sino más bien lo contrario. Una cometa era un medio para mandar y mostrar mensajes en la distancia de carácter militar. El contenido de los mensajes variaba dependiendo de los colores y el movimiento de la cometa.

Con el tiempo, la cometa llego hasta Europa. En nuestro continente, la cometa tenía dos usos principalmente. Por un lado, los niños jugaban con ellas como hoy en día para divertirse y por otro, se utilizaba para medir los valores atmosféricos, como la famosa historia de Benjamin Franklin, que se valía de una cometa para estudiar los rayos y las tormentas.

UN ACIERTO PARA TODA LA FAMILIA

No se puede negar que los niños pasan cada vez más tiempo delante de las pantallas jugando al ordenador o a videojuegos. Cuando lo comparamos con nuestra propia infancia, nos puede parecer triste en cierta medida: los niños de hoy pierden el contacto con lo natural y los juegos en la calle. Para que los niños apaguen las videoconsolas y salgan a jugar y a explorar el mundo, tenemos que ofrecerle alternativas llamativas y que les diviertan: una buena opción es jugar con una cometa.

Una cometa nos puede brindar momentos únicos en familia mientras jugamos en el exterior cuando hace buen tiempo. Además, esta invención china puede ser una mera excusa para ir a jugar a la montaña o a la playa, ya que el vuelo de la cometa cuando hace viento dejará a los pequeños sin palabras. Ya tengan forma de dragones, superhéroes o formas abstractas, la imaginación de los niños volará aún más alta que las cometas.

COMETAS PARA DECORAR

En Westwing somos home lovers y estamos en una búsqueda constante de posibilidades para ir un paso más allá en la decoración. Además, nos encanta buscar la belleza y el valor decorativo en los objetos cotidianos. La gran ventaja de las cometas es que tienen un aire desenfadado y, al ser un artículo de decoración poco habitual, siempre se llevarán la atención y el asombro de nuestros invitados.

Siéndoles fieles a su origen, una cometa se adapta a la perfección a los estilos orientales. Si tenemos una debilidad por el Lejano Oriente y nos gusta decorar la casa con artículos propios de estos países como biombos, mesas de centro bajas y juegos de té, podemos hacernos con una elegante cometa con motivos asiáticos para colgar en nuestro salón.

Ya sea para hacernos pasar un rato inolvidable o para darle un toque exótico a nuestra casa, ¡las cometas son una gran idea!

Próximas campañas