Cómoda blanca

Cómoda blanca

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cómoda blanca:la guía Westwing

A la hora de ordenar y organizar la ropa, las cómodas son uno de los muebles más prácticos. Una cómoda blanca, además, quedará bien con cualquier tipo de decoración. Por eso es una pieza que no nos podemos resistir a tener en casa.

Regístrate en Westwing y encuentra la cómoda blanca ideal en nuestro club de compras. Accede, además, a nuestra guía de estilo y aprende los mejores trucos de decoración para sacarle partido a tu casa como se merece.

Cómoda blanca: práctica y elegante

La cómoda, como hoy la conocemos, nació en el siglo XVI como evolución del arcón. Los grandes baúles empezaron a resultar poco útiles para guardar cosas por su incomodidad a la hora de encontrar algo en el fondo. Se modificó esta pieza para poder extraer cajas desde el frente y así evolucionó poco a poco hasta convertirse en lo que tenemos hoy. Una cómoda blanca combina con todo y sus cajones hacen que encontrar las prendas que guardamos sea fácil y rápido. Podemos colocarla en el dormitorio, en el vestidor o incluso en la habitación de la colada para guardar ropa blanca. En cualquier tienda podrás encontrar una cómoda blanca a tu gusto. Solo tendrás que elegir tamaño y diseño para que encaje perfectamente con tu decoración.

Cómo elegir una cómoda blanca

El blanco es un color que transmite pureza, inocencia, virtud… Además, da mucha luminosidad y tiene la cualidad de combinar con absolutamente todos los colores. Esto hace que, ante la duda, suela ser un acierto un mueble blanco. A la hora de decorar con una cómoda blanca lo tendremos fácil ya que encajará con casi todo si el diseño es el adecuado. Si tienes una cómoda blanca de rasgos clásicos puede venirte bien, por ejemplo, en la habitación del bebé.

Podrás guardar la ropita y acceder a ella sin problemas. Esa misma cómoda es ideal para una habitación con decoración romántica chic. Ponle tiradores de plata envejecida y le darás un toque muy elegante. Si lo que tienes es una cómoda blanca de líneas sencillas y combinada con madera, entonces dispones de una pieza ideal para decoraciones nóridca o vintage. Pero si hay algo que tiene una cómoda blanca, es la facilidad de personalización. Con unos sencillos consejos puedes dar nueva vida a este mueble:

  • Utiliza una plantilla y un spray para decorarla. Puedes encontrarlo en cualquier tienda. Al ser blanca, cualquier color quedará bien; ponle, por ejemplo, nubecitas celestes y colocarla en la habitación infantil. ¡Las posibilidades son infinitas!
  • Pinta los cajones en degradado. Por ejemplo, el de abajo azul, el siguiente azul un poco más claro… y así hasta blanco. El efecto quedará ¡muy simpático y con un toque vintage!.