Copa de balón

Copa de balón

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Copa de balón:la guía Westwing

En el mundo de la coctelería existen normas precisas acerca de cómo deben prepararse y servirse los cócteles. En el caso del gin tonic, la tradición dicta que el gin tonic debe tener un tercio de ginebra y dos de tónica, que la tónica debe volcarse lentamente y que la forma adecuada de servirlo es en una copa de balón que esté bien fría y adornada con la corteza de una fruta.

En Westwing nos encanta organizar fiestas y tener la ocasión de agasajar a nuestros invitados con cócteles caseros. En nuestra tienda online encontrarás todo lo necesario para emular a Tom Cruise en la película Cocktail: ideas para preparar cócteles, cocteleras, moldes para hielos, copas, vasos y un largo etcétera que harán que tu celebración sea realmente memorable.

COPA DE BALÓN: LA TRADICIÓN DEL GIN TONIC

En el mundo de las bebidas, la copa equivocada puede arruinar la presentación y no es casualidad que cada combinado tenga su forma de servirse. Tal y como sucede con el vino o la sidra, las características del recipiente en el que se sirve un cóctel tienen mucho que ver en cómo lo percibimos. En el caso del gin tonic, debemos utilizar una copa de balón: al ser una copa ancha, redondeada y de boca abierta, el líquido puede expandirse y liberar los aromas. Además, al ser una copa de cáliz profundo y gran capacidad, podemos añadir mucho hielo, ginebra y tónica sin problemas. Por último, al tener pie, podemos agarrar la copa de balón sin calentar su contenido.

CÓMO SERVIR EL GIN TONIC PERFECTO

Los tiempos en los que el gin tonic era una bebida poco popular y que no permitía apenas variaciones son, desde luego, cosa del pasado. Existen mil y una variedades y marcas de ginebra, y lo mismo puede decirse de la tónica. Si además añadimos las variantes del tipo de fruta que añadamos a la copa de balón e incluso la naturaleza del hielo, veremos que existen tantos gin tonics como personas. Sin embargo e independientemente de los ingredientes, un gin tonic perfecto tiene que seguir estos pasos:

  • Lo primero es el recipiente. Como ya hemos dicho, necesitaremos una copa de balón. Si por cualquier motivo no tuviéramos una, podemos sustituirla por un vaso de sidra.
  • Después, añadimos el hielo: tres o cuatro cubitos son suficientes, aunque también hay quien dice que la copa de balón tiene que estar llena de hielo. Lo ideal es que los cubitos sean grandes, duros y de agua osmotizada, ya que así tardan más en fundirse. Por eso mismo, no se recomienda usar hielo picado.
  • Removemos el hielo para que la copa de balón se enfríe y tiramos el agua del fondo si la hubiera.
  • Cortamos una rodaja de lima y la frotamos en el borde de la copa de balón para darle un toque cítrico. Luego, la echamos en la copa. También podemos cambiar la lima por la clásica rodaja de pepino o, incluso, por fresa o manzana. Si queremos, este es el momento de añadir bayas de enebro.
  • A continuación, elegimos y servimos la ginebra. Según nuestros gustos, puede ser especiada, afrutada, herbal… Debemos recordar que la cantidad de ginebra es pequeña: unos 5 centilitros.
  • Por último, añadimos la tónica con ayuda de una cuchara imperial o varilla. La tónica debe estar muy fría y, aunque es posible usar tónicas con ingredientes especiales, recomendamos no sobrecargar la copa de balón con especias para que estas no oculten el sabor del gin tonic.
  • Como curiosidad, el tiempo máximo recomendado para tomarnos una copa de gin tonic es 20 minutos. A partir de entonces, el hielo se funde y la bebida se agua.