Cronómetro

Cronómetro

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cronómetro:la guía Westwing

Aunque tengas un reloj, en muchas situaciones necesitarás un cronómetro. Si prácticas deporte, necesitas un cronómetro para medir el tiempo de tu entrenamiento o tu ejercicio, ¡no puedes pasar sin ellos! Unas milésimas de segundo pueden significar la victoria o la derrota, y para saber el tiempo con precisión, lo mejor es un cronómetro. Aunque, en muchas situaciones de la vida cotidiana, también te vendrá de perlas.

En la cocina el cronómetro es una herramienta muy práctica: necesitas contar los minutos y segundos de tus comidas, ¡por lo menos si quieres que tus platos estén estupendos! De esta forma tu pizza o tu tarta te quedarán perfectas, ¡ni un minuto más ni un minuto menos! El sabor perfecto se consigue con el tiempo exacto.

Los primeros cronómetros analógicos

El relojero francés Nicolas Rieussec fue el inventor del cronómetro, los primeros se utilizaron para contar el tiempo en las carreras de caballos: estos dispositivos cronometraban el tiempo exacto de las carreras. En 1815 Louis Moinet creó el primer cronómetro auténticamente analógico.

Sin duda alguna, el ámbito por excelencia en el que el cronómetro es la estrella es el deporte: calculas el tiempo con precisión y también puedes marcar las paradas, esto es genial para todos los deportes, sobre todo para los amantes del running y de ejercicios de entrenamiento específicos en los que el tiempo es esencial. En muchos experimentos científicos y exámenes médicos también es importante el tiempo: se necesita una medición precisa, para obtener resultados precisos, y esto en el ámbito científico es muy importante.

Hay muchos fabricantes de cronómetros hoy en día, por lo que puedes elegir el que más te guste, ¡consigue el tuyo a tu estilo y no se te escapará ni un segundo! Algunos, puedes encontrarlos incorporados a los relojes.

Cronómetros digitales y aplicaciones móviles

Un cronómetro analógico queda muy chic pero los digitales son más fáciles de manejar y normalmente tienen más funciones. Desde los años 70, los cronómetros digitales son los que acaparan el mercado, y es que con la pantalla que tienen es mucho más fácil leer los números y puedes almacenar diferentes tiempos, ¡así que tranquilo si haces varios ejercicios a la vez! Podrás guardar los diferentes tiempos que hayas medido.

Pero aquí no acaba la evolución tecnológica de los cronómetros: ahora puedes encontrarlos como aplicación gratuita para el móvil, por lo que se han convertido en un objeto virtual. Si sales a correr, podrás llevar la música del móvil y el cronómetro, ¡se te hará super divertido salir a hacer deporte! Si lo prefieres, en vez de descargarte la aplicación puedes utilizar un cronómetro en línea que encuentres en Internet.

Así que ya sabes, ahora puedes tener tu cronómetro para todo lo que quieras a solo un click, o sino, ¡hazte con uno!