Cuero

Cuero

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cuero:la guía Westwing

Decoramos nuestros hogares usando productos naturales como las pieles. El cuero es un material que puede utilizarse en distintos objetos como alfombras, sofá, sillones o pufs. Pero el cuero no tiene porque ser solo un material con el que están hechos nuestros muebles u objetos decorativos, ¡una piel de cuero puede ser un accesorio en sí mismo!

Pieles – naturaleza en estado puro

CueroEl cuero como elemento decorativo aporta elegancia, confort y comodidad a cualquier casa o apartamento. Ya sea en forma de alfombras, fundas de cojines, pufs, taburetes u otros muebles, el cuero convierte a cualquier accesorio u objeto decorativo en un verdadero producto todoterreno y se están convirtiendo cada vez más populares en el mundo de la decoración de interiores.

La alfombra de cuero

La alfombra de cuero es probablemente el accesorio más famoso y popular de piel de vaca que se puede tener en casa. El cuero de piel de vaca es estéticamente muy bonito pero es – en contraste con la piel de cordero o de oveja – no muy suave. Y esto es exactamente por qué no utilizarías una alfombra o una manta de cuero delante del sofá para sentarse. Cuando nos levantamos de la cama o queremos sentarnos cómodamente en el sofá, una piel de cuero no es lo más confortable, pero sigue habiendo muchos otros lugares y localizaciones en el apartamento, en el que una alfombra de piel de vaca puede desplegar todo su glorioso esplendor.

La piel de vaca en el pasillo

Por desgracia es muy difícil encontrar la alfombra adecuada para la entrada de la casa o el pasillo. Esto es debido a que la alfombra en el pasillo debe ser elegante y hermosa, pero si ponemos una bonita alfombra de pelo largo, la tierra y suciedad se queda incrustada en sus largas fibras. Una alfombra de cuero en el hall o pasillo de la entrada es ideal. El cuero añade elegancia y aporta tanto calidez como comodidad a este rincón del hogar.

Alfombra de cuero de vaca en el comedor

En muchos hogares se puede encontrar una alfombra debajo de la mesa de comedor, lo que aporta a toda la zona de comedor una sensación acogedora y, además, si te sientas a la mesa, los pies no se congelan en invierno. Pero aquí surge para muchos el mismo problema, y es que las alfombras pueden ser un obstáculo cada vez que queremos mover o acercar la silla a la mesa. Las alformbras normales provocan una especie de desnivel muy incómodo para todos los comensales. Es entonces cuando una alfombra de cuero es la mejor opción.

A continuación te recordamos algunas cosas que debes tener en cuenta si quieres cuidar apropiadamente tu alfombra de cuero:

Ventilación: debido a que muchas sustancias dañinas que se encuentran en el aire, pueden instalarse rápidamente en la piel, la piel de vaca debe ventilarse a intervalos regulares con el fin de eliminar estas sustancias de la piel.

Sol: nunca expongas tu alfombra de cuero directamente al sol. La piel puede secarse, lo que reduciría la calidad y durabilidad.

Limpieza: para limpiar el cuero de vaca, lo más recomendable es aspirarlo en la dirección del crecimiento del pelo y a bajo nivel. Las pequeñas manchas se pueden quitar con una esponja y un jabón suave.

Desgaste: se recomienda que no se coloquen muebles grandes o pesados ​​encima de las alfombras de cuero, ya que de lo contrario se producen marcas que difícilmente pueden eliminarse después.

Muebles de cuero de vaca

No sólo como alfombra consigue el cuero embellecer nuestras habitaciones, también puede servir como accesorio para un mueble de diseño elegante. Fundas de cojines, taburetes, pufs o sillas pueden ser cubiertos con este maravilloso abrigo que le otorga un toque tan elegante.

Los muebles de cuero de vaca combinan principalmente con los estilos de diseño de interiores que tienen más probabilidades de decantarse hacia lo natural y hacia lo sencillo; tales como el estilo industrial o el estilo rústico.

El color del cuero

Al igual que las vacas pueden tener pelajes diferentes, también pueden los cueros presentar diferentes colores. Aunque la mayoría de los cueros son de color negro, marrón o blanco, estas pieles pueden por supuesto colorearse. De esta manera un cuero de color puede conseguir el efecto del que ya hemos hablado con el añadido de un acento colorido.

Próximas campañas