Cunas

Cunas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Cunas:la guía Westwing

Para los futuros padres, esta es una compra importante que tienen que hacer mientras el bebé está en camino. No importa donde duerma el bebé inicialmente, la cuna debe estar disponible desde el principio. En sus primeros meses muchos padres dejan dormir al bebé en su dormitorio y ponen allí la cuna o el moisés. No importa si no se utiliza por circunstancias puntuales, el bebé tiene que verla siempre allí para acostumbrarse. Las cunas deben ser para los bebés un lugar familiar y tienen que acostumbrarse a dormir allí.

Posteriormente, cuando el bebé sea un poco más mayor, la cuna se trasladará a otra habitación, el bebé tendrá su propio dormitorio y su propia cama, es un proceso natural. Para la elección de la cuna ideal existe un amplio abanico de cunas, debemos elegirla bien porque los bebés duermen mucho y pasarán mucho tiempo en las cunas.

Cunas – una gran variedad de modelos

Moisés, cunas mecedoras, cunas convencionales – ¿cuál es la cuna ideal para mi hijo? Esta es una pregunta que se hacen todos los padres. Realmente esta elección puede ser crucial para la salud del bebé. Las cosas que se deben de tener en cuenta son: la calidad del colchón, asegurarnos de que el aire pueda circular fácilmente y mantener una buena temperatura (la temperatura ideal para la salud de los bebés es de unos 18 grados centígrados). Después, debemos de tener cuidado de la forma de las esquinas, evitar zonas puntiagudas, bordes afilados o piezas que sobresalgan. Los materiales con los que se fabrica deben ser naturales, hay que evitar productos contaminantes ya que, por pequeños que sean, pueden causar problemas, y en los bebés, un pequeño problema “hoy” puede suponer un grave problema “mañana”.

Por motivos de seguridad, la distancia entre el suelo y donde reposa el bebé, es decir, entre el suelo y el colchón, no debe exceder los 30 cm, lo ideal es incrementarlo progresivamente a su crecimiento para que si se cae de la cuna no se haga daño.

También debe tenerse cuidado, si se eligen cunas con barras, de la separación de estas, para que el niño no quede atrapado en ellas y luego no pueda salir. También hay que tener cuidado con la altura de las barras y ver que no las pueda escalar.

Aquellos bebés que tienen problemas para dormir en las cunas convencionales en sus primeras semanas o meses, tienen la opción de dormir en un moisés o en una cuna mecedora. Estas cunas son más flexibles, y su configuración es diferente, suelen ser más altas y pueden mecerse para tranquilizar al bebé.

Cunas con funcionalidades para los más exigentes

Las cunas están disponibles en varios diseños e incorporan una gran variedad de opciones y funcionalidades que pueden ser muy prácticas. En general, la variación más grande se basa en la altura y en las barreras para que los peques no se caigan. Las barreras son muy diferentes, las hay bajas, altas para que no las escalen, y algunas pueden quitarse para facilitar la maniobrabilidad. Hay cunas convertibles en camas, para cuando pase a ser un niño más grande. Las cunas más clásicas hoy en día incluyen su propio mueble, con cajoneras para guardar todas sus cosas y accesorios, e incluso el niño puede usarlo como su propio armario cuando sea más mayor. Y por último, ¡pueden también incorporar juegos, y hasta su propio parque infantil!

Los diferentes modelos para los diferentes tipos de cunas varían, además, por sus colores, formas y materiales. Después de decidirnos por un modelo u otro podemos adaptarlas a nuestros gustos personales o a la decoración que se haya pensado para la habitación del niño, son muy personalizables, podemos elegir entre una infinidad de colores y formas, por lo que la elección va a ser un proceso largo pero asimismo divertido. ¡Elige la cuna ideal para tu bebé y personalízala como más te guste!