Dardos

Dardos

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Dardos:la guía Westwing

Una buena manera para entretener a nuestros invitados tras una comida o cena en casa es disponer de una sala de juegos con una mesa de billar, un futbolín o unos dardos. Puede que no seamos expertos en este tipo de deportes, como los dardos, sin embargo, es una buena manera de pasar una tarde entretenida en buena compañía.

En Westwing queremos ser los perfectos anfitriones y nos gusta asegurarnos de que a nuestros invitados no les falte de nada. Además si tu casa no es demasiado grande, en nuestra tienda online podrás encontrar todo tipo de soluciones para aprovechar el espacio al máximo como mesas de comedor extensibles para que puedas invitar a todos los huéspedes que quieras sin preocupaciones.

Dardos: un poco de historia

Seguro que todos conocemos el juego de los dardos pero probablemente no conozcamos su origen. La primera vez que se mencionan los dardos en los libros de historia fue en 1314. Los soldados, aburridos entre batalla y batalla, se entretenían lanzando astillas y otro tipo de objetos punzantes, que hacían las veces de dardos, a las tapas de los barriles, que servían de lo que hoy conocemos como diana. Posteriormente, las tapas de los barriles fueron cambiados por secciones de troncos de árbol cuyos círculos concéntricos servían para calcular la puntuación tras tirar los dardos. Los dardos se consideraron durante muchos años un deporte militar que ayudaba a los soldados a mejorar su puntería.

La primera vez que los dardos llegaron a España fue gracias al turismo en los años 60 de la mano de los turistas y, sobre todo, de los dueños de locales ingleses que introdujeron el juego de los dardos en los bares de las zonas costeras españolas. Más tarde, en los años 80, los dardos comenzaron a difundirse por todo el país gracias a la creación de las dianas electrónicas en Estados Unidos. Este avance permitió contar la puntuación de los dardos tras las tiradas de manera más fácil, ya que anteriormente se hacía mediante papel y bolígrafo.

Tipos de dardos

Los dardos están formados por cuatro partes: la punta, el barril, la caña o cola y la pluma o veleta. Existen una serie de dardos distintos que se pueden clasificar dependiendo del material que se utilice para cada parte de los dardos:

  • La punta de los dardos: si nos fijamos en la punta, podemos diferenciar entre dardos de punta de acero, que se usan en dianas de sisal; dardos de punta de plástico, para las dianas electrónicas y dardos de cerbatana, que son de un tamaño menor que el resto y sirven para distancias más largas.
  • El barril de los dardos: en los dardos más rudimentarios el barril estaba hecho de madera, pero en los dados modernos se suelen utilizar materiales como el bronce, una mezcla de níquel y plata o el tungsteno.
  • La caña o cola de los dardos: existen cañas o colas de distintos tamaños pero el detalle más importante a tener en cuenta a la hora de elegirlos es que su longitud sea la adecuada para el estilo de tiro que tengamos.
  • La pluma o la veleta de los dardos: las plumas o las veletas de los dardos también dependen del estilo de tiro que tengamos. Podemos diferenciar entre plumas o veletas rectas, con forma de pera, standard y extra.

Descubre en la tienda online de Westwing los beneficios de tener un juego de dardos en tu sala de juegos y diviértete con tus invitados.

Próximas campañas