Decantador

Decantador

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Decantador:la guía Westwing

Si hay una costumbre que está arraigada en nuestra cultura, esa es la del disfrute del vino. El amor por un buen vino es una tradición con sabor mediterráneo que nos ha llegado de mano de los antiguos egipcios, pasando por filósofos y pensadores de la Antigua Grecia y emperadores romanos. Por eso, cada vez aparecen nuevas técnicas y productos pensados para hacer de una cata de vinos una experiencia única.

En Westwing somos unos enólogos perfectos y no nos resistimos al placer de catar un buen vino en la mejor compañía. Para sacarle el máximo partido a esta experiencia, en nuestras campañas podrás encontrar una amplia gama de productos como copas para todo tipo de vinos, sacacorchos, neveras para vinos y ¡cómo no! decantadores. Encuentra tu decantador ideal para potenciar el sabor de tu vino favorito.

DECANTADORES: EL ARTE DE AIREAR

Un decantador es una botella muy fácilmente reconocible por su forma inequívoca. Esta botella tiene una base con un diámetro considerable que hace que, al contrario que en las botellas normales, el cuerpo sea mucho más ancho que alto. El decantador ideal es aquel en el que toda la botella de vino cabe en el cuerpo achatado de la botella, sin llegar a invadir el cuello de la misma. Hay que tener en cuenta que cuanto más largo sea el cuello y a más distancia se encuentre el cuerpo de la boca del decantador, mejor podrá respirar el vino.

¿PARA QUÉ AIREAR EL VINO?

Puede que un experto en enología no necesite explicación, pero para los principiantes en el mundo del vino nunca está de más entender cuál es la función de airear nuestro vino con el decantador. Un decantador puede tener dos efectos beneficiosos en el vino dependiendo del tipo y la edad del mismo.

  • Vinos añejos: el sabor con carácter de un gran reserva no tiene precio, pero es cierto que hay veces que los vinos de más edad tienen un poso no muy agradable. Un decantador nos puede servir precisamente para separar el vino de su sedimento. A la hora de decantar un vino añejo, tenemos que verter el contenido lentamente en el decantador para que el sedimento permanezca en la botella.
  • Vinos jóvenes: un vino joven también puede ser una opción ideal para disfrutar de un sabor más ligero y afrutado. El problema de estos vinos es que a veces no están lo suficientemente oxidados. Si vertemos un vino joven en el decantador unas horas antes de consumirlo, podemos acelerar el proceso de oxidación y veremos cómo se potencia el toque afrutado del vino.

Descubre en Westwing todos los productos y artículos necesarios para sacarle el máximo partido al sabor del vino.

 

Próximas campañas