Dedal

Dedal

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Dedal:la guía Westwing

Casco, pero no de botella, sombrero, mas no de cabeza;

yo he sido puesto a “deo” para proteger a mi reo.

¿De qué habla esta bonita adivinanza? ¡Del dedal! En efecto, el dedal es un accesorio de costura que protege nuestro dedo cuando cosemos. Coser no sería tan sencillo si no fuera por este práctico objeto. Y no sólo eso, jamás pienses en tirar tu antiguo dedal y usar uno nuevo, ¡no lo hagas! Los dedales son auténticas piezas de coleccionistas.

Los dedales esconden hechos más peculiares de lo que puedes pensar. Si te pica la curiosidad, presta atención a lo que en Westwing te contamos sobre el dedal. Y si te apasiona la costura, no te puede faltar el maravilloso kit de costura que ofrecemos en Westwing.

DETALLES SOBRE LA HISTORIA DEL DEDAL

El dedal es un elemento que se caracteriza por mezclar arte y funcionalidad. En el mismísimo Egipto se encontraron dedales en las tumbas de los faraones y en la antigua China, las damas de la alta sociedad utilizaban los dedales como joyas.
Los dedales han viajado mucho. Prueba de ello son los distintos materiales de fabricación: en el Renacimiento, se utilizaban oro y plata; en la Córdoba actual, los dedales son de inspiración árabe; y los hallados en Francia, Italia y Rusia son de hueso, bronce y marfil.

Desde el siglo XIV, ya existían los dedales en la tierra bávara de Núremberg, y en el siglo XVII, los dedales se usaban como obsequio entre la nobleza. Se cree que el dedal tal y como lo conocemos fue obra del joyero holandés Van Reusselar, quien se lo regaló a su esposa por su cumpleaños como protección para los dedos de ésta.

AMPLIA VARIEDAD DE DEDALES

Los dedales son un accesorio indispensable en el arte de la costura. ¿Cómo terminaría nuestro dedo si no lo protegiésemos con el dedal mientras cosemos? Por eso, aunque el principio pueda parecer una molestia, es bueno acostumbrarse a su uso.

Encontramos dedales muy diferentes:

  • Dedales de metal. Son los más comunes y suelen contar con hendiduras para apoyar la punta sin que se resbale.
  • Dedales de plástico. Son una buena alternativa al metal, además de muy resistentes.
  • Dedales de cerámica. Los dedales de cerámica son meramente decorativos. Se trata de dedales artísticos que se comercializan a menudo en tiendas de recuerdos y algunos son característicos de una determinada región.

Elige el dedal que mejor se adapte a tu dedo y crea magníficas piezas o, si lo prefieres, crea tu propia colección de dedales.

Próximas campañas