Delantal blanco

Delantal blanco

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Delantal blanco:la guía Westwing

Prácticamente en todas las casas hay uno o más delantales. De colores, de tela, de hule, divertidos, estampados… Hoy día, las opciones son innumerables. Pero si tienes alma clásica y te identificas con los grandes chefs, lo que necesitas es un delantal blanco.

El color blanco se identifica con la limpieza, la luz y la pureza. Por eso, un delantal blanco es una gran elección para cualquier cocinero que se precie. Si quieres saber cómo escogerlo y mantenerlo siempre impecable, sigue leyendo y fíjate en lo que en Westwing hemos descubierto para ti.

CÓMO ELEGIR EL DELANTAL BLANCO ADECUADO

Por lo general, los delantales blancos están confeccionados con tela resistente de algodón. Si llevan algo de mezcla, se arrugarán menos al lavarlos y serán más duradero. La tela suele ser parecida al de las batas de algodón, diseñadas para aguantar bien los lavados. Y es que un delantal blanco necesita lavarse muy a menudo para evitar que termine convertido en un “cuadro abstracto”.

Cuando vayas a comprar tu delantal, hazte con más de uno. Si tienes varios (cuatro o cinco), podrás cambiarlos cada vez que empiecen a mancharse y permanecer impecable en la cocina. Además, un delantal blanco debe lavarse a menudo para que las manchas no se incrusten en el tejido, lo que haría imposible eliminarlas.

TU DELANTAL, SIEMPRE COMO NUEVO

¿Quieres saber cómo consiguen los profesionales mantener blancos sus delantales y chaquetillas? Toma nota de estas sugerencias:

  • Hay un secretillo que te puede ayudar, y mucho: antes de estrenarlo, rocía el delantal con un protector de tela. Son líquidos que se vaporizan sobre el tejido y crean una barrera protectora invisible que no altera su aspecto. La barrera impide que el aceite y los productos se fijen a las fibras, haciendo luego el lavado mucho más fácil.
  • Si tu delantal blanco ya se ha manchado, intenta quitar la mancha de inmediato, antes de que se endurezca. Prueba a frotar la tela con una mezcla de agua caliente y sal aplicada con un paño. Si la mancha es de grasa, añade un poco de jabón lavavajillas. Después, aplica un producto desengrasante o anti-manchas y mete tu delantal blanco en la lavadora.
  • Por último, lávalo de inmediato con agua caliente (mira la temperatura que marca la etiqueta). Antes, añade al tambor de la lavadora dos cacillos de blanqueador.

Con estos truquillos, tu delantal blanco será siempre la admiración de tus amigos, familia e invitados. En Westwing te ayudamos a vestir tu cocina con estilo, pero también el resto de tu casa: apúntate gratis para encontrar cientos de ideas.