Delantal francés

Delantal francés

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Delantal francés:la guía Westwing

Si eres un apasionado de la cocina o quieres aprender a preparar los mejores platos, uno de los primeros accesorios que necesitarás para desarrollar tu arte culinario es sin duda un delantal. La variedad que tienes para escoger es enorme: los hay de muchos materiales, colores y estilos. Pero los profesionales se decantan en gran medida por el clásico delantal francés, una prenda con estilo que además es muy funcional.

¿Cómo es un delantal francés? Se llama así al típico delantal largo que solo cubre la parte inferior del cuerpo, de la cintura a los tobillos. Son delantales sobrios y práctico, que aportan un plus de estilo a la hora de cocinar. Los hay en distintos colores, aunque los más habituales son los blancos y los negros. Si quieres saber por qué un delantal francés es un must en una cocina moderna, sigue leyendo: en Westwing te lo desvelamos.

NEGRO Y BLANCO: COLORES 10 PARA TU DELANTAL FRANCÉS

Hace años, el color clásico del delantal francés (y de muchos otros delantales) era el blanco. Su limpieza indicaba que el cocinero o cocinera era un profesional limpio y competente. Pero con los años, muchos chefs han cambiado el blanco por el negro, más sobrio, moderno… y sufrido. Combinado con un gorro del mismo color, el delantal negro crea un conjunto que inspira profesionalidad.

No lo dudes: un delantal de color negro es una excelente adquisición para tu cocina. Pero, ¿por qué reducirse a un solo color? Hoy día puedes encontrar diseños en blanco, negro, gris… O combinados. A franjas verticales, con bolsillos o con las tiras en un tono diferente, tu delantal francés puede ser todo lo original que quieras.

IDEAS PARA CREAR TU PROPIO DISEÑO

El diseño de un delantal francés es de lo más sencillo. Por esta razón, es perfecto para los que no son expertos con la aguja y el hilo. Para que te quede impecable, ten en cuenta estos consejos e instrucciones:

  • Busca una tela de algodón que aguante bien los lavados. Es mejor invertir un poco más en un tejido de buena calidad, que no pierda color.
  • Prueba a mezclar tonos: tu delantal quedará muy bien si combinas dos telas (negra y gris) y las unes con tiras de los mismos colores.
  • Una vez cosido, puedes vaporizar tu delantal francés con un producto antimanchas: durará limpio más tiempo y se lavará mucho mejor.

El delantal francés no solo te dará ese toque de elegancia que buscabas en tu cocina. También te protegerá de las manchas de arriba abajo, y ya no tendrás que temer por tus pantalones nuevos. Después de cocinar, quítatelo… ¡Y sal radiante a la mesa!

¿Qué te parece la idea de incluir un delantal francés en tu equipo de cocina? Si te gusta, no dejes de registrarte en Westwing: encontrarás muchas más ideas de inspiración para la casa.