¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Destornilladores:la guía Westwing

Cuando descubrimos el mundo del bricolaje, nos damos cuenta de las infinitas posibilidades que se nos abren para crear originales e ingeniosos objetos con los que decorar nuestra casa. Para hacer un poco de bricolaje y manualidades, lo primero que necesitamos es algo de imaginación y creatividad; nunca está de más que seamos un poco manitas. Pero las herramientas también son fundamentales para el bricolaje: una de las más recurrentes e imprescindibles son los destornilladores.

En Westwing siempre hemos valorado las manualidades y el bricolaje, puesto que podemos crear elementos únicos para decorar nuestra casa que no podremos encontrar en ningún otro lado. También sabemos que una buena caja de herramientas es necesaria a la hora de ponernos manos a la obra. Para que puedas completar tu colección, ofrecemos las mejores herramientas y, por supuesto, los mejores destornilladores para que darle rienda suelta a tu imaginación sea más fácil todavía.

DESTORNILLADOR: ¿ELÉCTRICO O MANUAL?

Como en todas las herramientas, cuando vamos a hacernos con un destornillador nos surge siempre la pregunta de si comprar un destornillador manual o un destornillador eléctrico. La mejor opción es siempre tener los dos tipos, ya que así tendremos el destornillador adecuado para cada situación.

La principal ventaja de los destornilladores manuales es su bajo coste, notablemente inferior que el de los destornilladores eléctricos. Los destornilladores manuales son también de un tamaño inferior y gracias a ello podremos guardarlos en cualquier lugar. Por otro lado, también se ahorra en energía.

Por su parte, los destornilladores eléctricos son estupendos para cuando queremos atornillar o desatornillar tornillos en superficies más duras que cuestan más trabajo. Con un destornillador eléctrico solo hay que sujetarlo y presionar un botón para ver como el tornillo se va adentrando sin ninguna dificultad.

¿QUÉ TIPOS DE DESTORNILLADOR NO NOS PUEDEN FALTAR?

La parte más importante de todos los destornilladores es el cabezal, ya que este será el que fije el tornillo para poder introducirlo o sacarlo de una superficie. Por este motivo, los destornilladores tienen un gran número de cabezales distintos, para que así se ajusten a cualquier tornillo. Los cinco tipos de destornilladores más importantes son los siguientes:

• Destornilladores planos: este destornillador se utiliza para tornillos que presentan ranuras horizontales y no nos podrá faltar en casa.

• Destornillador de estrella: otro imprescindible en nuestra caja de herramientas. Se utiliza con tornillos que presentan ranuras estrelladas.

• Destornilladores mini puntas: la ventaja de estos destornilladores es que a un solo mango le podremos ajustar diferentes cabezales y así siempre tener el que necesitamos.

• Destornillador de precisión: estos destornilladores están pensados para tornillos más pequeños.

• Buscapolos: la función de estos destornilladores es la de comprobar si donde estamos trabajando, ya sea un cable, un enchufe, etc. hay corriente eléctrica.

Sean del modelo que sean, los destornilladores son una herramienta que nunca podrá faltarnos en casa.

Próximas campañas