Detergente

Detergente

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Detergente:la guía Westwing

Incluso la casa mejor decorada no tiene ningún efecto si no se mantiene limpia y ordenada. Tanto la pequeña limpieza diaria como la gran limpieza semanal son necesarias para tener una casa bonita. Pero, ¿qué detergente es el mejor para tener nuestra casa en buenas condiciones?

Una visión general de los diversos agentes de limpieza no sólo ahorra espacio debajo de la escalera y facilita la decisión de compra, pero en última instancia, también nos ayuda a conseguir una mejor limpieza, más simple y sobre todo ¡eficaz! A continación te contamos algunas de los datos más importantes que debes conocer sobre el detergente.

 

Detergentes: gran variedad

La gran variedad de productos de limpieza disponible es casi inmanejable. Entre detergentes, jabones y limpiadores de baños existe una miríada interminable de productos de diferentes fabricantes y marcas que prometen la limpieza perfecta. Aquí podemos distinguir entre:

Detergente: todas las sustancias que se usan para lavar la ropa en la lavadora.

Productos de limpieza: esto incluye todos los productos de limpieza que eliminan la grasa y la cal.

Productos para el cuidado: como el propio nombre indica, se trata de productos para el cuidado de los materiales que vayamos a limpiar, tales como suavizantes o productos para el cuidado de la madera, que se utilizan no tanto para limpiar, sino más bien para mantener el estado original del objeto que limpiamos.

La cuestión de conciencia: ¿utilizar detergentes potentes o actuar ecológicamente?

Hoy en día, la compra de productos de limpieza es a menudo una cuestión de conciencia. El detergente se puede dividir en dos grandes categorías: los detergentes clásicos y eficientes de toda la vida y los detergentes ecológicos que trabajan con tensioactivos suaves y  que prometen una limpieza respetuosa con el medio ambiente. La pregunta es: ¿estos productos de limpieza son realmente eficaces?, ¿merecen la pena?

Los detergentes clásicos nos ofrecen una total higiene y desinfección. En el caso por ejemplo de la limpieza de el cuarto de baño esto es esencial. Necesitamos un detergente que se acabe con la suciedad pero también con todas las bacterias que pueden causar enfermedades.

El problema es que este tipo de detergente desinfectante tienen la mala reputación de ser dañinos para el medio ambiente, e incluso poder debilitar nuestros sistemas inmunológicos si se abusa de su uso.

Entonces, ¿qué hacer? ¿optar por la opción ecológica o por la limpieza 100% eficaz? Una elección selectiva parece ser la mejor en este caso. Como hemos dicho, la limpieza del WC debería realizarse con un detergente clásico que nos asegure que eliminamos todos los gérmenes, pero para otras muchas superficies del cuarto de baño -como por ejemplo, los amarios de baños– no nos hace falta utilizar este tipo de desinfección.

Existe una gran selección de suaves limpiadores multiusos muy eficaces que suponen la opción más razonable para la gran parte de la limpieza del hogar.

La limpieza con vapor

El vapor caliente tiene dos cualidades inmejorables: se puede eliminar la suciedad completamente e incluso matar todos los gérmenes, pero es también completamente respetuosa con el medio ambiente. En este tipo de limpieza, el vapor de agua es expulsado a presión a a través de la boquilla: nada puede sobrevivir al poder desinfectante de el vapor de agua. El calor, la humedad y la presión consiguen disolver la grasa y la suciedad sin esfuerzo. La limpieza con un limpiador de vapor es muy eficaz y nos ayuda a contribuir con el medio ambiente. Además si nos hacemos con un limpiador de vapor, nos ahorraremos una fortuna en detergente, lo que lo convierte en un método muy económico a largo plazo.

El limpiador de vapor tiene una debilidad evidente: la cal. ¿Cómo deshacernos de estas manchas causadas por el agua? ¡Muy fácil, con ácido cítrico¡ En general, es recomendable que si tenemos un limpiador de vapor, tengamos siempre a mano tres limpiadores basales: bicarbonato de sodio, jabón y ácido cítrico. Estos tres limpiadores de tiempos de nuestras abuelas son todo lo que necesitas. El jabón es un alcalino suave y limpia los suelos y muchas otras superficies de manera excelente. El bicarbonato de sodio limpia incluso las peores manchas de la cocina, las alfombras o las ventanas. El ácido cítrico por su parte, consigue disolver la cal del baño.